BLOG
10/05/2016 AUTOR: Víctor Alvargonzález Jorissen Estrategias

¿Podría entrar Europa en deflación? Esa es la cuestión

¿Podría entrar Europa en deflación?

Los mercados tienen la mala costumbre de hacer lo que menos se espera de ellos. Por eso le hacen tan difícil la vida al consenso (lo que piensa la mayoría de los analistas).

Hace unos años el consenso descartaba totalmente la posibilidad de que la eurozona entrara en deflación. Y a principios de año también. La mayoría de los analistas no acababa de ver a Europa en deflación y, en consecuencia, descartaban los bonos —la “renta fija”— como opción de inversión.

Pero la realidad muerde, y los datos del mes de abril muestran inflación negativa para el conjunto de la eurozona (-0,2%), que en el caso de España ya se ha convertido en algo habitual y, por lo tanto, en deflación pura y dura (-1,2%). Es más: tal y como explico en un video reciente también ha caído la inflación subyacente (del 1% al 0,7%)

El video finaliza planteando que lo que hagan los bonos dependerá de si Europa entra o no en deflación, es decir, en un proceso de bajada consistente y continuada de los precios de bienes y servicios como el que ha entrado España.

No les voy a dejar sin respuesta a esta cuestión.

Veo complicado que el bono alemán a diez años siga cayendo en rentabilidad (y subiendo en precio). Pero también les diré que cuando oigo al consenso decir —de nuevo— lo contrario, me lo pienso dos veces. Y me lo pienso tres cuando veo que los gobiernos de la eurozona no hacen absolutamente nada para fomentar el crecimiento, como si el tema no fuera con ellos. Y dejan en manos del BCE algo que va mucho más allá de la mera política monetaria, porque si la gente no tiene dinero en el bolsillo no habrá consumo ni inversión que valgan, por mucho que el BCE llene el sistema financiero de euros.

También veo que el bono japonés de referencia tiene un tipo de interés negativo del -0,10%. Esto significa que el precio de dicho bono no ha dejado de subir desde que el país entró en deflación (*).

Así que por prestarle dinero a Japón tienes que pagar, mientras que si le prestas dinero a Alemania te pagan un 0,15%.

El caso es que las finanzas japonesas son un desastre, con una relación deuda / producto interior bruto del 230%, frente al 71% de Alemania. En otras palabras: o Japón debería pagar más por pedir dinero prestado como país hiperendeudado que es o Alemania menos (como la hormiga ahorradora que es). Eso, o algo falla.

Lo que falla es la deflación. Japón lleva 17 años en deflación (con repuntes ocasionales) y Alemania todavía no ha entrado ahí. Pero ¿qué pasaría si la Eurozona entrara en deflación? ¿Puede ocurrir? Esa es la cuestión.

De momento creo que los tipos del mercado de bonos repuntarán según se acerque al 0% de interés el del bono alemán de referencia. En eso coincido con el consenso. Es un tope histórico importantísimo. Donde difiero es en la absoluta negativa a considerar que Europa pudiera entrar en deflación y, si así fuera, que en el medio plazo pudieran seguir bajando los tipos de los bonos y subiendo, en consecuencia, sus precios. Vista la mala costumbre de los mercados de contradecir al consenso creo que hay que estar abiertos/atentos a la posibilidad de que el consenso se equivoque.

(*) El precio de los bonos sube cuando caen los tipos de interés en el mercado y la deflación es bajista para los tipos (en consecuencia, alcista para los precios de los bonos)

 

Víctor Alvargonzález
Director de Estrategia

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com