Renta Variable

Carteras gestionadas de renta variable

Invertimos de forma profesional, diversificada, líquida y transparente, para que obtengas el máximo de una exposición directa a renta variable, con un universo global de inversión y una estrategia a largo plazo, con una actitud proactiva y sistemática en el corto y medio plazo.
 
La rentabilidad de una cartera de renta variable depende de varios factores:
  • externos: situación económica y política, la regulación, los flujos de liquidez o los tipos de interés.
  • internos: crecimiento de la empresa, sus expectativas de futuro y el entorno competitivo.
 
Por ello, resulta fundamental contar con la gestión de un equipo especializado y con experiencia.
 

Tipos de carteras y nivel de exposición

La proporción de renta variable siempre estará por encima del 90%, salvo momentos puntuales.

Hay tres tipos de carteras gestionadas de valores de renta variable, que dependen del universo de compañías en el que se invierte y de los importes mínimos requeridos para la inversión:

Nuestro estilo de gestión

Gestión activa en tendencia con control del riesgo.
Gestión activa
Bajo un universo global de inversión, diseñamos un plan, lo llevamos a cabo y solo cambiamos de rumbo si se alteran significativamente los parámetros de partida de una compañía o del mercado.
 
Tendencia
Nuestro sesgo es claramente alcista siempre considerando la inversión en un horizonte temporal de largo plazo. Mantenemos una actitud proactiva y sistemática, con control y seguimiento del corto y medio plazo.
 
 
Gestión del riesgo
 
Realizamos una rigurosa selección de compañías con igual peso dentro de las carteras, con una diversificación ajustada al ciclo económico y sectorial. Analizamos en todo momento el coste de oportunidad de cada inversión.
 
 
Proceso de inversión renta variable

Proceso de inversión

Rigor en nuestra metodología.

Combinamos el análisis macroeconómico, del ciclo económico y sectorial con el análisis cualitativo y cuantitativo de las empresas. La selección de compañías es el principal catalizador del proceso de inversión.

Valor y crecimiento razonables

Nuestros criterios de selección de valores.
Buenos fundamentos financieros
Buscamos compañías con sólidos balances, una trayectoria estable y creciente de los beneficios, márgenes por encima de su industria, deuda relativamente baja y generación recurrente de flujo de caja.
 
Idea de negocio clara
Para invertir en una compañía hay que entender el funcionamiento de su negocio, conocer cuáles son sus puntos fuertes y débiles, la diversificación geográfica y de producto y la posición dentro de su sector.
 
 
Ventajas competitivas sostenibles
 
Permiten a una compañía situarse por encima de sus competidores y ser líder de su industria. La fortaleza de marca, la excelencia, barreras tecnológicas o el capital humano, le proporcionan a una empresa la capacidad de proteger sus márgenes.
 
 

CARTERA RENTA VARIABLE

Resultados

 
CARTERA GLOBAL
IBEX 35
EURO STOXX 50
90% MSCI WORLD (EUR) + 10% LIQ
Rentabilidad acumulada
desde mayo 2014
74,90%
-13,75%
39,04%
120,68%
Rentabilidad anualizada
7,51%
-1,90%
4,36%
10,80%
2015
19,13%
-7,15%
3,85%
6,95%
2016
4,98%
-2,01%
0,70%
5,81%
2017
10,62%
7,40%
6,49%
5,99%
2018
-12,55%
-14,97%
-14,34%
-9,08%
2019
14,50%
11,82%
24,78%
24,50%
2020
7,65%
-15,45%
-5,14%
4,57%
Rentabilidad en diciembre 2021
22,24%
7,93%
20,99%
26,06%

Si sabes dónde quieres llegar, podemos ayudarte a conseguirlo

Queremos escucharte, saber qué tienes en mente. Si necesitas más información, tienes dudas o quieres que hablemos de tus objetivos, ponte en contacto con nosotros.





    ¿Por qué te pedimos esto?

    Te pedimos el CP para poderte asignar al asesor más cercano