En el Mundo de las Finanzas
hay que estar al día

Fondos de Inversión Socialmente Responsable

Fondos de Inversión Socialmente Responsable

Fondos de Inversión Socialmente Responsable

Comparte este post:
Una tipología de fondos que ofrece buenas rentabilidades sin renunciar a lo que se denomina “rentabilidad social”

La inversión socialmente responsable (ISR) es una inversión que considera tanto criterios financieros (rentabilidad/riesgo al igual que la inversión tradicional) como criterios extrafinancieros (los denominados criterios ASG —medioAmbientales, Sociales y de buen Gobierno corporativo—) en los procesos de análisis y toma de decisiones de inversión, así como también en el ejercicio de los derechos de voto, sin tener por ello una menor rentabilidad.

Este tipo de inversión surgió en el siglo XVIII, cuando algunos grupos de origen religioso se negaron a invertir en negocios relacionados con la esclavitud, el tabaco o el alcohol. Sin embargo, el gran impulso global a nivel social y político de la ISR se dio a partir de los años 60 del siglo XX, como consecuencia de diversos acontecimientos. Uno de ellos fue el rechazo a la guerra de Vietnam y el movimiento pro derechos civiles en Estados Unidos, que permitió la creación del fondo Pax World en 1971. Otro caso fue el apartheid de Sudáfrica en los años 80, que influyó en la creación del Stewardship Pension Fund en el Reino Unido en 1984.

El proceso de inversión de un fondo ISR es igual que el de uno convencional, pero se le añade el análisis de los factores ASG definidos en la política de cada cartera. Así, habitualmente analizan los siguientes principios:

Dimensión ambiental: gestión de residuos, nivel de emisiones de dióxido de carbono, consumo responsable de agua, grado de eficiencia energética, etc.

Dimensión social: impacto de una empresa sobre clientes, empleados, accionistas, comunidades locales y sobre la sociedad en general, en referencia a cuestiones como el respeto a los derechos humanos, normas internacionales del trabajo, desarrollo del capital humano, la seguridad de los productos fabricados, etc.

Dimensión de gobierno corporativo: Procesos, reglamentos, leyes e instituciones influidos por la manera en que la empresa es dirigida, administrada y controlada, etc.

Cada gestora incluye los criterios de una manera particular en función de los objetivos que tengan, pero se pueden agrupar en cuatro clases de fondos:

Exclusión: abarca los vehículos que únicamente incluyen filtros negativos o basados en normas internacionales.

Best in class o screening positivo: Ponderan las inversiones con mejores rendimientos dentro de un universo, categoría o sector con base en los criterios ASG.

Temáticos: productos que se especializan en la promoción de energías renovables, reciclaje de residuos, agua, madera, agricultura, intentando que estas carteras cumplan los objetivos medio ambientales, sociales y de gobierno corporativo.

Integración: Fondos en los que la valoración de los criterios medioambientales, sociales y de gobierno corporativo tienen la misma importancia que los criterios de análisis fundamental.

Desde el equipo de análisis de Tressis apoyamos aquellos fondos que incluyen: el dialogo de los inversores con los directivos de la empresa para impulsar políticas de ISR (engagement); la participación activa en juntas generales de accionistas o la delegación de votos a una consultora especializada; y, sobre todo, los vehículos que integren los criterios ASG en el proceso de inversión a partir de unas exclusiones simples, ya que estos les permiten a los inversores combinar los objetivos financieros con sus valores sociales, vinculados a ámbitos como la justicia, el desarrollo económico, la igualdad social y el respeto al medio ambiente.

Los argumentos preferidos por aquellos detractores de la ISR consisten en que al disminuir el universo de inversión, se está concentrando y por tanto incrementando el riesgo. Sin embargo, los gestores de fondos ISR son capaces de contrarrestar estos problemas al usar más información sobre las compañías que los gestores de fondos convencionales. Basan sus decisiones en una información más profunda, más completa y de mayor calidad, reduciendo notablemente el riesgo de sus medidas y evitando los problemas asociados a casos de fraudes corporativos.

Por tanto, nos encontramos con una tipología de fondos que ofrece buenas rentabilidades sin renunciar a lo que se denomina “rentabilidad social” y que limita los riesgos.

 

Jorge González Gómez
Dirección de Inversiones

Dejar comentarios

Deja Tu Comentario