BLOG
08/06/2017 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

Un nuevo escenario en los mercados de capitales

Hoy jueves nos enfrentamos a una «Triple Entente» financiero-política que, por qué no, podría marcar un nuevo escenario en los mercados de capitales, salgan los indicadores y los resultados de las compañías de un signo u otro. A saber:

– Se celebran las elecciones del Reino Unido a elegir entre un laborista al que nadie quiere y una conservadora con ciertos tintes trumpianos y poco conservadores. Además todavía queda quien cree que el brexit puede ser reversible, pero eso es más bien poco probable. Aunque imposible ya sabemos que en el campo de la política no hay nada.
– La reunión del BCE no debería suponer un cambio de rumbo de la política monetaria, pero un mínimo cambio en el lenguaje podría despertar la angustia de los inversores, inmersos en un estado de felicidad no terrenal. Ojo también al rumor que corre alertando sobre una posible revisión a la baja de las perspectivas de inflación ahora que el efecto del petróleo se agota.
– Y la declaración del cesado exdirector del FBI James Comey, cuyas palabras acerca del Rusiagate podrían desencadenar otra ola de desconfianza, esta vez más potente, sobre la vida política de Donald Trump.

Eso hoy, pero ayer la actualidad vino dominada por la «desaparición» de Popular, la primera de un banco europeo que se hace asumiendo como algo natural el riesgo de quiebra. Ya sabido el procedimiento por el que Santander lo absorberá, salía a la luz la información de que el banco no era solo un problema de solvencia, sino también de liquidez. Así se desprende de haber acudido a la liquidez de emergencia del BCE, la misma que necesitó el sistema financiero de Grecia no hace demasiado. Solo con la nimia diferencia de un «corralito» por medio.

También el frente macro de las últimas horas tiene cierta relevancia en este ambiente de crecimiento. En Alemania, así como ayer los pedidos de fábrica suponían una decepción, la producción industrial publicada esta misma mañana viene a demostrar que la locomotora de Europa no pierde el empuje. De la misma manera se pueden leer los datos de comercio exterior chino, dado que tanto las exportaciones como las importaciones reflejan mejoras en la demanda global e interna, respectivamente. Por último el PIB de Japón, que aunque se ve revisado a la baja, lo hace principalmente por los inventarios, lo que le resta dramatismo a las cifras a pesar de que el consumo sí haya perdido unas décimas.

Buen día.

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com