En el Mundo de las Finanzas
hay que estar al día

¿Es la hora de la banca?

¿Es la hora de la banca?

¿Es la hora de la banca?

Comparte este post:
Cuando una entidad financiera gana menos que su coste de capital, o cambia mucho el escenario o tiende a desaparecer.

Desde hace un par de semanas se han acentuado los comentarios sobre la situación del sistema financiero europeo, y por primera vez se empiezan a oír voces cada vez más altas a favor de los bancos.

Los comentarios del BCE en relación al próximo y cada vez más cercano tapering del QE, que ha empezado a positivar la curva de tipos, su valor en libros y las futuras y esperadas subidas de tipos en USA, nos hacen pensar que los bancos han visto ya el fondo. Pero hagamos un análisis más profundo de su situación y analicemos dónde vemos valor y a través de qué productos.

Los mensajes del FMI siguen siendo muy duros y nada positivos para la banca. El informe de Estabilidad Financiera Global presentado este mes refleja la mala situación de muchos bancos, haciendo hincapié en que el 25% de los bancos en Europa deberían dejar de existir y aunque suban los tipos de interés, se reduzcan los créditos morosos y bajen los requerimientos regulatorios, no será suficiente para salvarlos. No olvidemos que cuando una entidad financiera gana menos que su coste de capital, o cambia mucho el escenario o tiende a desaparecer.

Y es que desde que empezó el programa del BCE, los problemas de la banca se han incrementado porque en muchos casos las instituciones regulatorias las han puesto entre la espada y la pared. Por un lado el BCE genera liquidez, vía compra de bonos, para impulsar el crédito a través de los bancos. Sin embargo, Basilea les exige tener un ratio de solvencia que les impide dar créditos para conseguir los niveles requeridos. Y sólo refinancian a aquellas empresas que tienen problemas para devolver sus préstamos, evitando que quiebren, para no provisionar la pérdida que reduciría por tanto los ratios de solvencia que les exige Basilea.

Y al final nos encontramos con esta situación: ingentes cantidades de dinero en el mercado para potenciar el consumo y el crédito. Por otro lado los bancos que tendrían que prestar la liquidez que les generaba el BCE, no sueltan prenda para conseguir los ratios exigidos de solvencia, y mientras sus beneficios caen porque el BCE ha conseguido que los tipos de interés sean negativos.

Visto el escenario actual, entendemos que la única forma de ganar dinero por parte de una entidad financiera es reduciendo costes, diversificando geográficamente y adelantantándose al futuro que se llama tecnología. Los que estén preparados para ello aguantarán la situación y, creo no equivocarme, que estos serán aquellos que por tamaño puedan revolucionar su negocio y optimizar sus costes

Será fundamental redefinir el negocio porque la digitalización va a generar mayor exigencia y transparencia en los productos por parte de los clientes. Y veremos que lo importante es el valor añadido que cada entidad ofrezca a su red comercial, desde la rapidez y comodidad en el servicio, hasta la creación de productos personalizados. Porque los clientes cada vez serán más exigentes, al tener mayores canales de información y estar interconectados con cualquier red de información financiera donde podrán contratar productos y servicios desde cualquier canal.

Y al ser un mercado tan trasparente, tendremos un mercado muy competitivo en la reducción de comisiones, porque los clientes tendrán la posibilidad de poner en competencia entre unas entidades y otras. Por tanto la especialización, el producto a medida, el servicio y, lo más importante, el valor añadido que ofrezcamos a través de nuestra gestión y asesoramiento serán las que nos hagan ser competitivos en el nuevo mercado. Es cierto que todavía las Fintech únicamente están posicionadas en medios de pago, pero no tardarán mucho en ofrecer financiación y productos de empresa estilo factoring o descuento de papel.

Y entonces… ¿Es el momento de invertir en bancos? Como pasa siempre en el mercado, el que gana no es el que vende o el que compra. El que gana es el que conoce el timing. Y es cierto que aunque no tardarán mucho, las fintech necesitarán tiempo hasta competir con los bancos. Y no es menos cierto que las fusiones, las entidades que estén más diversificadas geográficamente y aquellas que entiendan que la tecnología es fundamental para generar ingresos serán las únicas que jueguen este partido.

Pero entendiendo que los tipos siguen negativos aunque la curva con duración larga se haya positivado, algo muy bueno para las entidades y compañías de seguros, debemos ser muy cautos en la inversión sabiendo que los bancos cada vez están mejor capitalizados y supervisados. Por tanto, si debemos invertir en banca, será más seguro a través de crédito. Las entidades están muy sobrevendidas con altas primas de riesgo, sin olvidar que Basilea y sus requerimientos de capital apoyan la solvencia, lo que es el mejor escenario para un bonista.

El mercado de bonos financieros nos ofrece actualmente rentabilidades del 8% en híbridos y por encima del 4% en subordinadas en Europa. Y en Estados Unidos, con calidad de un bono senior, tenemos una infinidad de bonos flotantes con rating mínimo A que pagan LIBOR + 2%.

Si tenemos dudas en el equity bancario, el crédito financiero nos ofrece grandes oportunidades. La elección importante será el emisor.

Gonzalo Ramírez Celaya
Director de Renta Fija y Estructurados

Dejar comentarios

Deja Tu Comentario