BLOG
25/04/2022 AUTOR: Jorge González Morning meeting

La Fed debe actuar «rápidamente» para frenar la inflación

El fin de semana nos dejaba la resolución de las presidenciales francesas con una victoria holgada de Macron sobre Le Pen y que servirá para disipar algunas de las incertidumbres que existían sobre el euro y las acciones europeas.

 

El viernes pasado cerrábamos una semana marcada por los números rojos tras la presentación de las cuentas trimestrales de algunas de las compañías más importantes de los índices. Por su parte, el mercado de renta fija sigue marcado por las ventas. La deuda alemana a diez años se sitúa en el 0,95%, mientras la americana ya coquetea con el 3%, la inglesa y la española con el 2%.

 

Durante la semana James Bullard, presidente del Banco de la Reserva Federal de San Luis, reiteró su opinión de que, para tratar de frenar la elevada inflación, el banco central debería actuar «rápidamente» para llevar los tipos de interés a neutros o a un nivel que no estimule ni impida el crecimiento económico. Bullard indicó que deberían discutir la opción de un aumento del 0,75%, aunque también dijo que un movimiento de esta magnitud no sería su caso base y sugirió que la economía debería expandirse este año y en 2023. Por su parte, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, dijo que un aumento de 50 puntos básicos podría estar «sobre la mesa» para la reunión de política monetaria del 4 de mayo y declaró que «es apropiado… moverse un poco más rápido». Si bien reconoció los desafíos de diseñar un aterrizaje suave, Powell cuestionó los temores a que el ciclo de alza de tipos de la Fed correría el riesgo de empujar a la economía a la recesión, citando el mercado laboral históricamente fuerte.

 

Además, los bonos corporativos con grado de inversión se debilitaron en un contexto técnico menos favorable. Las nuevas emisiones superaron las expectativas semanales, y este repunte en las subastas, que en general ofrecían rentabilidades atractivas, pareció pesar sobre la demanda de bonos en el mercado secundario.

 

La otra noticia de las últimas jornadas ha sido el tipo de cambio de Japón. Con el yen rondando mínimos de dos décadas frente al dólar estadounidense, el gobernador del BoJ, Haruhiko Kuroda, dijo que los efectos negativos de una moneda débil, incluida la mayor dificultad en la planificación comercial de las empresas, deben tenerse en cuenta. El yen terminó la semana en alrededor de 128,49 frente al dólar estadounidense en comparación con el 126,44 de la semana anterior. Además, el BoJ tuvo que volver a comprar bonos del Estado japonés para defender el límite superior de su rango objetivo de tipos de interés y anunció nuevos planes de compra de bonos en el futuro, lo que contuvo el diez años por debajo del 0,25.

 

Por su parte, los mercados chinos continúan mostrando debilidad por las consecuencias económicas de los bloqueos por el coronavirus después de que las autoridades dijeran que se mantendrían estrictas restricciones. Además, a pesar de que los economistas esperaban que el banco central recortara modestamente los tipos, el PBoC se mantuvo inalterado. El gobernador, Yi Gang, se comprometió a mantener una política acomodaticia para apoyar la economía de China, comentarios que aumentaron las expectativas de nuevas medidas de flexibilización.

 

La semana que empezamos estará marcada por la presentación de los datos de crecimiento de varios países europeos durante el primer trimestre. Además, se publicarán las cifras de inflación, cifras del mercado inmobiliario y la confianza del consumidor de la Universidad de Michigan. Por último, los resultados empresariales seguirán dominando el día a día de los mercados.

 

Buena semana.

Jorge González Gómez
Director de Análisis

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com