BLOG
14/11/2018 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

El acuerdo del brexit

El acuerdo del brexit

El titular hoy es el acuerdo del brexit, que todos deberíamos celebrar (por eliminarse un elemento de incertidumbre) de no ser porque la intrahistoria va mucho más allá de un simple anuncio. Theresa May ha encontrado un punto común con la Unión Europea, una postura que parece que no es extensible a su propio equipo de gobierno, mucho menos al conjunto de los tories y ni que decir al Parlamento británico, donde más allá de nacionalismos que quieren romper con Europa a toda costa, está el problema de la frontera con Irlanda, un asunto innegociable precisamente para los unionistas que soportan a la primera ministra.

Tampoco es que esté Europa para celebrar la postura de Italia. El Ejecutivo Liga-Movimiento ha conseguido compartir el objetivo de no querer ceder ni un solo milímetro ante la Comisión Europea, olvidando que sus cuentas tienen efectos que trascienden de lo que solo ellos quieren. En estos momentos, con las posturas más moderadas del Gobierno desaparecidas, Italia sigue con su objetivo de déficit del 2,4% (que nadie espera que cumplan) y unos ingresos imposibles cuando encima la actividad del país no ha tardado ni tres meses en irse por el desagüe.

Pasando a escala global, las consecuencias de las tensiones comerciales (difícil cuándo decidir que se trata de una guerra) nos han dejado ya dos de los primeros grandes cadáveres. Tanto el PIB de Alemania como el de Japón se han contraído durante el tercer trimestre debido principalmente (que no solo) al freno que está experimentando el comercio mundial, expectante de si es cierto que EE.UU. y China tienen probabilidades reales de sellar la paz. Una China, por cierto, en cuyos datos no se recoge tanto ese empeoramiento de la escena económica, si bien siempre existen dudas acerca de la veracidad de las cifras.

Para rematar la jugada, el precio del petróleo se muestra incapaz de frenar el desplome de las últimas semanas. Si ya eran suficientes los problemas por el lado de la oferta por no poder adaptar la producción a un precio más ventajoso para los propios productores, la OPEP ha revisado a la baja las previsiones de demanda para 2019. Pero es que el petróleo no iba a ser ajeno a la desaceleración mundial, tampoco a las amenazas de Trump, poco amigo ahora mismo de que un barril caro pueda torpedear la economía global y en consecuencia la de EE.UU.

Buen día.

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com