BLOG
06/06/2022 AUTOR: Jorge González Morning meeting

Difícil descifrar las señales de inflación

Empezamos la semana con energías renovadas tras el batacazo del viernes.

 

Los datos económicos de la semana sirvieron para disipar un poco las preocupaciones de una recesión inminente, particularmente una impulsada por los despidos. El viernes, el Departamento de Trabajo informó que las empresas crearon 390.000 empleos no agrícolas en mayo, muy por encima de las expectativas del consenso de alrededor de 320.000. Las solicitudes semanales de desempleo, reportadas el día anterior, sorprendieron modestamente a la baja, mientras que las ofertas de empleo de abril se mantuvieron ligeramente por debajo de los máximos históricos en 11,4 millones. Sin embargo, el índice de confianza del consumidor del Conference Board cayó en mayo a medida que los trabajadores se entusiasmaron un poco menos con sus perspectivas de empleo, y modestamente más estadounidenses dijeron que los empleos eran «difíciles de conseguir». Gran parte del resto de los datos de la semana sugirieron una expansión económica sólida y continua, al menos por ahora.

 

Las señales de inflación fueron quizás más difíciles de descifrar, al igual que los comentarios de los funcionarios de la Fed sobre la evolución futura de los tipos de interés. Últimamente han aparecido algunas especulaciones de que la Fed podría pausar las alzas de los tipos en su reunión de septiembre para medir su impacto hasta la fecha en la economía, y la vicepresidenta de la Reserva Federal, Lael Brainard, comentó el jueves que las condiciones financieras ya se habían endurecido considerablemente, al tiempo que advirtió que las autoridades aún podrían aumentar los tipos en medio punto porcentual en septiembre. El informe del Conference Board mostró que las expectativas de inflación de los estadounidenses se estaban moderando, y el informe de nóminas del Departamento de Trabajo incluyó noticias tranquilizadoras a los inversores preocupados por las presiones salariales, con ganancias promedio por hora que aumentaron menos que las estimaciones de consenso en abril.

 

Por su parte, el economista jefe del Banco Central Europeo, Philip Lane, pareció sugerir que las autoridades podrían respaldar el fin del programa de compra de activos a principios del tercer trimestre, seguido de una serie de aumentos graduales de las tasas de interés de 25 puntos básicos a partir de julio. Sus comentarios se hicieron eco de los hechos la semana anterior por la presidenta del BCE, Christine Lagarde, pero fueron más específicos. La inflación en los 19 países que componen la zona del euro se aceleró más de lo esperado en mayo a otro máximo histórico del 8,1% y se extendió más ampliamente por todos los sectores económicos, informó la agencia de datos Eurostat. Muchos analistas están de acuerdo en la necesidad de comenzar a subir los tipos para frenar la inflación, pero están divididos sobre el ritmo del ajuste, y algunos piden un aumento de 50 puntos básicos en julio. La tasa de depósito clave del BCE es del -0,5% y se encuentra en terreno negativo desde 2014.

 

Con todo, el bono americano subió del 2,74% al 2,96% durante el conjunto de la semana. En los mercados corporativos, parece que poco a poco se reactiva el mercado primario, mientras que los inversores asiáticos empiezan a comprar con los niveles de rentabilidad actuales.

 

También la semana pasada, el gobierno de China dio a conocer más detalles de los programas de estímulo que anunció la semana anterior, con 33 medidas que cubren las políticas fiscales, financieras, de inversión e industriales. La demanda de bonos chinos, ya debilitada debido al aumento de los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos, recibió un nuevo revés en medio de informes anunciando que el gobierno planea acelerar la emisión de bonos especiales del gobierno local para financiar varios proyectos.

 

En los mercados de materias primas, destacaban las noticias sobre el petróleo. Los líderes de la Unión Europea (UE) acordaron a finales de mes prohibir todas las entregas de petróleo ruso por mar, que cubren aproximadamente dos tercios de las importaciones, en cuestión de meses. Hungría, Croacia, Eslovaquia y la República Checa, países que dependen en gran medida de la energía rusa suministrada a través de oleoductos, quedaron exentos temporalmente del embargo. Parte del acuerdo también incluye una prohibición coordinada con el Reino Unido de asegurar barcos que transporten petróleo ruso. Anteriormente, la Comisión Europea anunció un plan de 300.000 millones de euros para poner fin a la dependencia de la UE de las importaciones de energía rusas antes de 2030. Con todo, el oro negro se encuentra ya por encima de los 120 dólares el barril.

 

La semana que empieza estará marcada por la reunión del BCE, las revisiones del crecimiento de Japón y la eurozona, las balanzas comerciales de China y EE.UU., así como los datos de producción industriales de varias regiones. Por último, el viernes tendremos tanto los datos de IPC de China, como los de EE.UU..

 

Buena semana.

 

Jorge González Gómez
Director de Análisis

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com