BLOG
29/06/2016 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

Debemos dejar a un lado política y mercados

Debemos dejar a un lado política y mercados

Buenos días.

Otra vez más —y por desgracia empieza a ser costumbre— debemos dejar a un lado política y mercados para al menos mencionar la lacra que el terrorismo ha vuelto a representar, de nuevo en Estambul y de nuevo en un aeropuerto.

Volviendo a lo que nos ocupa, que es el mundo de las finanzas, la sorprendente decisión de los británicos nos ha metido en una vorágine «compro-vendedora» (hoy me permitiré este lujo), lo que le faltaba a un mercado ya tensionado de por sí y que aún debe encarar multitud de acontecimientos muy difíciles de medir. Eso sí, la clase política de la UE parece haberse posicionado, además de haberlo hecho con dureza, como bien demostró ayer Jean Claude Juncker en el Parlamento Europeo. Pero no es el único, pues varios presidentes ya han dejado patente que salir significa salir, y mejor cuanto antes. Con todo, la cumbre europea en la que la Unión de 28 debe ir preparándose para restar uno tiene más pinta de postín (al menos frente a las cámaras) después de que el futuro dimisionario David Cameron haya confirmado que no será él quien apriete el botón del brexit.

Sabido que este proceso de ruptura entre Europa y la Unión Europea tendrá consecuencias a todos los niveles, el BCE ha empezado a cuantificarlos. Según Mario Draghi, de aquí a 2018 el bloque comunitario perderá hasta medio punto porcentual acumulado del PIB, aunque por todos es sabido que siempre estará disponible la maquinaria monetaria, quizás no la solución pero sí el mensaje. También la Fed se está expresando, aunque desde la distancia por cuestiones obvias. En su caso, las políticas de tipos han quedado condicionadas por la incertidumbre y los inversores ya lo han cotizado, prácticamente olvidando nuevas subidas para este año.

Sorpresa en la segunda lectura del PIB de EEUU del primer trimestre, no por haber crecido tres décimas más de lo estimado inicialmente, sino por no haberse apoyado en el consumo tanto como se pensaba de inicio. Para compensar, tanto el sector exterior como la inversión empresarial han registrado cifras superiores a las inicialmente estimadas. Por su parte, la confianza de los consumidores es otro de los muchos indicadores internacionales calculados antes del referéndum y que consigue batir el dato anterior. Lo mismo que el precio de la vivienda Case-Shiller (otro buen indicador del sector de la construcción), pero no que el regional manufacturero de Richmond, que apenas tiene partidas en positivo.

Por último queda España, donde las siete décimas de crecimiento estimado en este trimestre, impulsadas por la demanda interna y la buena tendencia de empleo, nos hacen preguntarnos si no será mejor seguir sin Gobierno y solucionando nosotros mismos nuestros problemas…

​Buen día​.

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com