BLOG
29/12/2023 AUTOR: Jorge González Morning meeting

Ha sido un buen año para las acciones

llega el nuevo año

El penúltimo día de mercado de 2023 no pasará a la historia, ya que los movimientos fueron mínimos. El volumen acorde a la época festiva y al cierre de balance de los bancos y gestoras de fondos y los máximos históricos de los índices norteamericanos se resistieron un día más.

 

Eso sí, un año excepcional para las acciones está llegando a su fin, con los avances de las grandes tecnológicas dejando al mercado cerca de máximos históricos en medio de la exuberancia por la inteligencia artificial y las apuestas por una moderación monetaria por parte de la Reserva Federal. Puede que el día no pase a los anales, pero el año quedará para la posteridad gracias a que el Nasdaq 100 está a punto de registrar su mejor año desde 1999.

 

El S&P 500 cotizó ayer a solo unos puntos de su máximo histórico de 4.796,56, extendiendo su avance de 2023 al 25%. El resto de los índices cerraron con ligeros retrocesos, pero nada digno de mención. La deuda pública sufría pérdidas después de una subasta de bonos a siete años de EE.UU. de 40.000 millones de dólares que registró una débil demanda. El dólar subió frente a la mayoría de sus pares de mercados desarrollados, mientras que el yen se apreciaba tras los rumores de que el gobernador del Banco de Japón, Kazuo Ueda, continuaba preparando el terreno para el primer aumento de tipos de la nación desde 2007.

 

Informe de diciembre

Informe mensual - Tressis visión

 

Tampoco tuvimos grandes noticias desde el terreno macroeconómico. La más relevante fue el dato de solicitudes iniciales de subsidio por desempleo semanal en Estados Unidos: 218.000 frente a 210.000 esperadas (anterior: 206.000 revisado desde 205.000). Por su parte, las peticiones existentes por desempleo se mantuvieron en línea: 1.875.000 después de 1.861.000 la semana anterior. Otra de las publicaciones del día ha sido los inventarios mayoristas de ese mismo país y del mes de noviembre: -0,2% intermensual como se esperaba (anterior: -0,3% revisado desde -0,4%) y es que los inventarios han disminuido a lo largo del mes en los grandes sectores, excepto en los bienes duraderos (+0,1% intermensual). Siguiendo en Estados Unidos, las ventas pendientes de viviendas de noviembre parecen haberse estabilizado durante el mes, aunque siguen siendo volátiles. Pero surgió una tendencia divergente en los cuatro distritos analizados: uno (Oeste) en fuerte repunte después de dos meses de caída, otro (Sur) en corrección en los últimos dos meses y los dos restantes (Norte y Medio Oeste) en modestos aumentos mensuales. En nuestro país, las ventas minoristas (reales) del pasado mes se incrementaban un 5,2% interanual frente al 3,9% esperado (anterior: 5,3% revisado desde 5%). Además, las ventas fueron fuertes en todos los sectores, impulsadas por las compras de bienes personales.

 

Hoy tendremos la última sesión de mercado del año. No esperamos nada relevante, más allá de la típica volatilidad de último minuto de los mercados de divisas y que algún hedge fund aproveche la baja volatilidad del mercado para maquillar sus resultados.

 

Los dos últimos meses de 2023 nos han deparado una mejora significativa de la confianza de los inversores. Un giro que se ha apuntalado en el cambio de expectativas sobre la evolución futura de los tipos de interés. Hemos pasado de esperar una subida en la reunión de diciembre a hablar de fuertes recortes durante el año que viene empezando tan pronto como en primavera. Estas noticias han permitido que dejemos a un lado las tensiones en el mar Rojo, la guerra en Palestina o en Ucrania, así como las amenazas de Corea del Norte.

 

Comenzaremos el año con la atención centrada en el número de recortes que aplicará la Fed el próximo año. Los operadores descuentan casi siete, lo que implica un aterrizaje suave en el que el crecimiento se ralentiza, pero se mantiene en positivo, y la inflación se acerca al objetivo.

 

Esta tesis se apoya en argumentos como la salud financiera de las familias y las empresas, que no están excesivamente endeudadas, y un mercado laboral que sigue emitiendo señales de fortaleza. Ahora que los precios se están frenando, la Reserva Federal puede embarcarse en un ciclo de reducción del precio del dinero. Sin embargo, también está el argumento de que los efectos del endurecimiento monetario se han retrasado gracias a los efectos positivos del excedente de ahorro de los consumidores y la deuda con vencimientos más largos emitida por las empresas cuando el precio del dinero seguía estando bajo. Ambos efectos están difuminándose, ya que el excedente de ahorro está cerca de agotarse y cada vez más compañías van a tener que refinanciarse durante los próximos años. Por lo que hay quien piensa que podrían venir curvas y que, por tanto, veremos unos recortes masivos de tipos para evitar una recesión grave.

 

Por su parte, los responsables del BCE han insistido en que los tipos podrían mantenerse estables durante “los próximos trimestres” y subrayaron que la prioridad es devolver la inflación a su objetivo del 2%, en lugar de actuar ante sucesos a corto plazo. Los mercados esperan que el BCE comience a recortar en marzo y descuentan una rebaja superior al 1,5% el próximo año.

 

Nuestras expectativas son que los grandes bancos centrales, incluido el BCE, mantendrán los tipos más altos durante más tiempo de lo que descuenta el mercado a la vista de la persistencia de la inflación subyacente y virarán a medida que empeoren los datos de crecimiento.

 

El cambio de rumbo podría coincidir con un calendario cargado de elecciones en todo el mundo, lo que generará un renovado interés por la política presupuestaria. Los políticos tienen incentivos para mantener unos déficits presupuestarios elevados, sobre todo en periodos electorales, para dar un impulso a la economía y captar votos. Eso podría tener implicaciones para la inflación y complica las decisiones de política monetaria. Probablemente también provocará volatilidad en los mercados.

 

Pero eso no son más que pronósticos de lo que podría pasar durante 2024. Lo que realmente pase se lo iremos contando en este blog durante el año que viene.

 

Buen final de 2023 y mis mejores deseos para 2024.

 

Jorge González Gómez
Director de Análisis

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 020 274
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com