BLOG
16/02/2017 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

No habrá paz para Wall Street

No habrá paz para Wall Street

La promesa de una bajada de impuestos y la buena forma que mostraron los indicadores económicos de EEUU, equivalentes a las consabidas subidas de tipos, dieron para el último de los triples máximos del S&P, Nasdaq y Dow Jones. Aunque lo cierto es que, hoy por hoy, de aquel país venden más las relaciones de la nueva Administración con Rusia, las cuales ya se han cobrado la primera pieza cercana al presidente.

Siguiendo con Trump y el peligro que representa su twitter, el superávit comercial de récord que presentó ayer la zona euro le da más munición con la que seguir el ataque contra todos aquellos que cree representan una amenaza para la superioridad económica de EEUU. Aunque eso suponga obviar que el envidiable progreso tecnológico de las compañías estadounidenses sea en gran medida el culpable de toda esa masa de población que se ha quedado fuera del mercado laboral.

Pero era el calendario de indicadores norteamericanos el que marcaba el paso de los mercados, muy especialmente la inflación. El IPC general escalaba cuatro décimas hasta el 2,5% en enero, aunque lo verdaderamente importante se encontraba en el subyacente, más relacionado con la actividad real y que se sitúa ya en el 2,3%. Estas cifras no sólo empujaban al alza la curva de rentabilidad de los Treasuries, sino que refuerzan los argumentos de los integrantes de la Fed, partidarios en su inmensa mayoría de los incrementos de tipos de los que hablaba Janet Yellen dos días atrás.

No todo se ciñó a los datos de inflación. Quitando la decepción que supuso la producción industrial (descendió inesperadamente el mes pasado), el regional manufacturero de Nueva York subía con fuerza, pero fueron sobre todo las ventas minoristas las que hicieron gala del buen momento de la economía de EEUU, pues la solidez de las mismas no se apalancaba en las subpartidas más volátiles.

Antes de cerrar por este jueves, hay que comentar que el Riksbank sueco dejaba los tipos de interés en negativo aun con las sospechas de que tal ortodoxia, más que reactivar la inflación y la actividad económica, no está resultando todo lo eficiente que cabría esperar. Eso además de estar haciendo un roto a los bancos, con las consecuencias que ello tiene sobre el crédito.

Buen día.

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com