En el Mundo de las Finanzas
hay que estar al día

Antes de hacer las maletas sopese las consecuencias tributarias

Antes de hacer las maletas por un cambio de residencia fiscal al extranjero

Antes de hacer las maletas sopese las consecuencias tributarias

Comparte este post:
El contribuyente tiene la obligación de comunicar a la administración tributaria si decide cambiar su residencia fiscal

Si va a hacer un cambio de residencia fiscal al extranjero sopese antes las consecuencias tributarias.

Una persona física es residente en territorio español (se presume que tiene su residencia habitual en España) cuando se dé cualquiera de las siguientes circunstancias:

– Factor presencial: Que permanezca más de 183 días, durante el año natural, en territorio español. Para determinar este periodo de permanencia en territorio español se computarán las ausencias esporádicas salvo que el contribuyente acredite su residencia fiscal en otro país.

– Factor económico: Que radique en España el núcleo principal o la base de sus actividades o intereses económicos de forma directa o indirecta.

No obstante, debe tenerse en cuenta que se presumirá, salvo prueba en contrario, que el contribuyente tiene su residencia habitual en territorio español cuando resida habitualmente en España el cónyuge no separado legalmente y los hijos menores de edad que dependan de aquél (debe tenerse en cuenta que este criterio no opera automáticamente. Se puede desvirtuar dicha presunción aportando una prueba que justifique su residencia en el extranjero).

Por tanto, en la medida en que se dé cualquiera de las circunstancias señaladas, el contribuyente será considerado contribuyente del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) y tributará en este impuesto por su renta mundial, con independencia del lugar donde se hayan producido las rentas y cualquiera que sea la residencia del pagador de las mismas, sin perjuicio de las particularidades que, para cada tipo de renta, se establezcan en los convenios para evitar la doble imposición.

En el caso de que se decida el cambio de residencia fiscal por parte de un contribuyente español, debemos advertir que la normativa tributaria establece la obligación del contribuyente de comunicar a la Administración tributaria su domicilio fiscal, así como las variaciones que se puedan producir en el mismo. Asimismo, el cambio de residencia fiscal fuera de territorio español implicará las siguientes consecuencias fiscales:

En primer lugar, implicará que todas las rentas que estuvieran pendientes de ser imputadas (ejemplo en el caso de venta a plazos de la empresa), se integren en la base imponible correspondiente al último periodo impositivo que deba declararse por este impuesto; a tal efecto el contribuyente deberá realizar, en su caso, una autoliquidación complementaria del periodo impositivo en que debió imputar dichos rendimientos sin sanción, recargo, ni intereses de demora. Cuando el traslado de residencia se produzca a otro Estado miembro de la Unión Europea, el contribuyente podrá optar por imputar las rentas pendientes conforme a lo señalado, o por presentar a medida en que se vayan obteniendo cada una de las rentas pendientes de imputación, una autoliquidación complementaria sin sanción, ni intereses de demora ni recargo alguno, correspondiente al último período que debió declarar en España su IRPF.

En segundo lugar, el art 95 bis de la Ley de IRPF introduce el régimen de tributación denominado ganancias patrimoniales por cambio de residencia que grava las plusvalías latentes o no realizadas —diferencia entre el precio de adquisición y valor de mercado— en acciones o participaciones que ostente el emigrante en cualquier tipo de entidad, siempre que concurra cualquiera de las siguientes circunstancias:

– Que el contribuyente sea titular de acciones o participaciones en IIC, sociedades cotizadas o no cotizadas, siempre que su valor conjunto exceda de 4.000.000 de euros.

– Cuando, no alcanzando ese importe, el contribuyente posea un porcentaje de participación en una entidad superior al 25 por ciento y el valor de mercado de las acciones o participaciones en la citada entidad exceda de 1.000.000 de euros.

Tributarán por el señalado impuesto aquellos contribuyentes que hubieran ostentado la condición de residentes fiscales en España durante al menos 10 de los 15 periodos impositivos anteriores al último que deba declarar por IRPF y que deseen cambiar de país de residencia, En el caso de tratarse de trabajadores impatriados, el plazo de los 10 años se computara una vez agotado el plazo de aplicación de dicho régimen tributario.

Las ganancias patrimoniales que se generen como consecuencia del desplazamiento formarán parte de la renta del ahorro y se imputarán al último período impositivo que el contribuyente deba declarar su IRPF practicándose, en su caso, autoliquidación complementaria sin sanción ni intereses de demora ni recargo alguno. Sin perjuicio de lo anterior, debe tenerse en cuenta que cuando se produzca dicho cambio de residencia como consecuencia de un desplazamiento temporal por motivos laborales a un país o territorio que no tenga la consideración de paraíso fiscal, o por cualquier otro motivo siempre que en este caso el desplazamiento temporal se produzca a un país o territorio que tenga suscrito con España un convenio para evitar la doble imposición internacional que contenga cláusula de intercambio de información, el emigrante podrá aplazar el pago de la deuda tributaria por un plazo temporal de cinco años, ampliable a otros cinco cuando existan circunstancias que justifiquen la prolongación del plazo.

Finalmente indicar que en el caso de que el emigrante retorne a España sin haber transmitido la titularidad de las acciones o participaciones gravadas, podrá solicitar la rectificación de la autoliquidación que en su día tuvo que presentar, con la finalidad de obtener la devolución de las cantidades antes ingresadas.

En tercer lugar, respecto al impuesto sobre el patrimonio, debe tenerse en cuenta que de acuerdo a la normativa de este impuesto, tributarán por obligación real, cualquier persona física no residente en España, por los bienes y derechos de que sea titular cuando los mismos estuvieran situados, pudieran ejercitarse o hubieran de cumplirse en territorio español.

Es decir, a pesar del cambio de residencia fiscal, el emigrante deberá seguir tributando en España por el impuesto sobre patrimonio, siempre que siga manteniendo en nuestro país bienes y derechos. Respecto a la normativa aplicable, debe tenerse en cuenta que será de aplicación la normativa estatal del impuesto a menos que sea un residente fiscal en un Estado propio de la unión Europea o del EEE, en cuyo caso, podrán aplicar la normativa propia aprobada por la Comunidad Autónoma donde radique el mayor valor de los bienes y derechos de que sean titulares (Consulta Vinculante DGT V3054-16 y V4132-16).

Por último, en cuarto lugar en relación al impuesto sobre sucesiones y donaciones del causante no residente en España, debe tenerse en cuenta que a los herederos no residentes en territorio español del emigrante (los herederos residentes en España deberán tributar por obligación personal por todo el patrimonio mundial del causante), se les exigirá el impuesto, por obligación real, por la adquisición de bienes y derechos, cualquiera que sea su naturaleza, que estuvieran situados, pudieran ejercitarse o hubieran de cumplirse en territorio español, así como por la percepción de cantidades derivadas de contratos de seguros sobre la vida cuando el contrato haya sido realizado con entidades aseguradoras españolas o se haya celebrado en España con entidades extranjeras que operen en ella.

Respecto a la normativa aplicable, la disposición adicional segunda de la Ley 29/1987, de 18 de diciembre, del impuesto sobre sucesiones y donaciones, establece que en la liquidación del impuesto en el caso de que el causante haya sido residente en un Estado miembro de la Unión Europea, los herederos tendrán derecho a la aplicación de la normativa propia aprobada por la Comunidad Autónoma donde radique el mayor valor de los bienes y derechos. A estos efectos, para determinar la normativa autonómica del impuesto sobre sucesiones y donaciones aplicable en la liquidación del impuesto, debe entenderse al lugar donde materialmente se encuentre el mayor valor de los bienes y derechos del caudal relicto en España; esto es, debe tenerse en cuenta la circunstancia física —la situación de los bienes y derechos— y no circunstancias formales como domicilio, sede de dirección efectiva o domicilio de la persona o entidad depositaria de los referidos bienes y derechos (CV2660-15).

En caso contrario, esto es que el causante fuera residente en un estado fuera de la UE, se le aplicara la normativa estatal.

Lina Marcela Guerra Guerra
Directora de Planificación Patrimonial y fiscal

El contenido de este documento no constituye asesoramiento, sino que es meramente divulgativo. En particular, cualquier decisión o actuación relacionada con el contenido de esta alerta debería ser objeto de análisis específico y adecuado a la situación particular de que se trate.

Comentarios

Comentarios

  • Roberto Goyeneche

    el 6 febrero, 2018 a las 08:07

    Si realizo el tramite para obtener la residencia no lucrativa con el fin de vivir en españa, pero los recursos de sostenibilidad provienen de mi empresa que se encuentra en mi pais de origen, donde declaró mis impuestos, que obligaciones tributarias adquiriria con España en el caso de obtener la reaidencia no lucrativa??

  • Lina Marcela Guerra

    el 6 febrero, 2018 a las 11:40

    Buenos días Roberto, en relación a su comentario indicarle que de acuerdo a la normativa interna española se entenderá que el contribuyente tiene su residencia habitual en territorio español cuando se dé cualquiera de las siguientes circunstancias:

    a) Que permanezca más de 183 días, durante el año natural, en territorio español. Para determinar este período de permanencia en territorio español se computarán las ausencias esporádicas, salvo que el contribuyente acredite su residencia fiscal en otro país. En el supuesto de países o territorios considerados como paraíso fiscal, la Administración tributaria podrá exigir que se pruebe la permanencia en éste durante 183 días en el año natural.
    Para determinar el período de permanencia al que se refiere el párrafo anterior, no se computarán las estancias temporales en España que sean consecuencia de las obligaciones contraídas en acuerdos de colaboración cultural o humanitaria, a título gratuito, con las Administraciones públicas españolas.

    b) Que radique en España el núcleo principal o la base de sus actividades o intereses económicos, de forma directa o indirecta.
    Se presumirá, salvo prueba en contrario, que el contribuyente tiene su residencia habitual en territorio español cuando, de acuerdo con los criterios anteriores, resida habitualmente en España el cónyuge no separado legalmente y los hijos menores de edad que dependan de aquél.

    En este sentido, en caso de que se den cualquiera de las circunstancias señaladas Usted pasara a ser residente fiscal en España debiendo tributar por las rentas mundiales que genere. No obstante lo anterior, usted tendrá derecho a la aplicación de los Convenio de doble imposición suscrito entre el Reino de España y su país de antigua residencia. Por lo tanto, en caso de doble imposición de alguna renta Usted tendrá derecho a la deuduccion por doble imposición establecida en el IRPF español.

    Sin otro particular, aprovecho para enviarle un cordial saludo

  • victoria

    el 26 febrero, 2018 a las 00:15

    Buenas tardes,
    tengo una inquietud yo tengo DNI español y mi esposo NIE se nos vencieron y hace 6 años no vivimos en España vivimos en colombia , alla estamos pagando una hipoteca, ahora el banco nos bloquea la cuenta hasta actualizar los documentos de identidad y nos dice que cambiemos el pais de residencia fiscal , haciendo esto sin actualizar el NIE y DNI podrian desbloquear la cuenta y que tramite debemos hacer para este cambio , ademas que implicaciones tributarias tendriamos.
    gracias por su orientación

    • Lina Marcela Guerra

      el 26 febrero, 2018 a las 10:30

      Buenos días Victoria, en relación al tema indicado, comentarle que entiendo que el Banco le esta solicitando varié el status fiscal de su cuenta (de residente en España a no residente) a los efectos de adecuar su situación real. En este caso, en principio frente a su cuenta bancaria los efectos tributarios serian que las cuentas de no residentes no son objeto de retenciones fiscales en España si ustedes le aportan un certificado de residencia fiscal a los efectos de convenio a la entidad financiera. Asimismo, debe tener en cuenta que Usted debería estar presentando declaración de no residentes en España por lo que ya no podría desgravarse ninguna cantidad como deducción por vivienda habitual, etc. Saludos cordiales

  • Sara

    el 8 abril, 2018 a las 16:19

    Buenas tardes , Mi hija vivia en España y trabajó en el 2017 un mes aqui ,luego viajo a Reino Unido a finales de julio y se encuentra trabajando alli,desde el mes de agosto Que debe hacer para la presentacion del irpf, lo tiene que presentar ? Tiene que hacer un cambio de domicilio fiscal?
    Gracias por su orientaciom

    • Lina Marcela Guerra

      el 9 abril, 2018 a las 11:01

      Buenos días Sara, muchas gracias por su pregunta. En relación a la misma, lo primero que debe hacerse es determinar la residencia fiscal de su hija en el año 2017. Según lo que usted señala ella vivió en España hasta el mes de julio. Es decir paso en España mas de 183 días. Si mi entendimiento es correcto ella debe declarar las rentas percibidas en España. Respecto a las rentas de trabajo percibidas en el UK durante el 2017, deberá tener en cuenta lo dispuesto en el art 14 del Convenio de Doble Imposición suscrito entre España y Reino Unido que establece que:
      Artículo 14

      Rentas del trabajo

      1. Sin perjuicio de lo dispuesto en los artículos 15, 17 y 18, los sueldos, salarios y otras remuneraciones similares obtenidos por un residente de un Estado contratante por razón de un empleo sólo pueden someterse a imposición en ese Estado a no ser que el empleo se realice en el otro Estado contratante. Si el empleo se realiza de esa forma, las remuneraciones derivadas del mismo pueden someterse a imposición en ese otro Estado.

      2. No obstante lo dispuesto en el apartado 1, las remuneraciones obtenidas por un residente de un Estado contratante por razón de un empleo ejercido en el otro Estado contratante pueden someterse exclusivamente a imposición en el Estado mencionado en primer lugar si:

      a) el perceptor permanece en el otro Estado durante un período o períodos cuya duración no exceda en conjunto de 183 días en cualquier período de doce meses que comience o termine en el año fiscal considerado, y

      b) las remuneraciones se pagan por un empleador que no sea residente del otro Estado, o en su nombre, y

      c) las remuneraciones no las soporta un establecimiento permanente que el empleador tenga en el otro Estado.

      3. No obstante las disposiciones precedentes de este artículo, las remuneraciones obtenidas por razón de un empleo ejercido a bordo de un buque o aeronave explotado en tráfico internacional pueden someterse a imposición en el Estado contratante en el que resida la empresa que explota el buque o aeronave.

      Sin perjuicio de lo anterior, debe tener en cuenta que su hija debe notificar a la Agencia Tributaria el cambio de residencia fiscal.

      Saludos cordiales

  • Carmen

    el 12 abril, 2018 a las 12:03

    Soy residente fiscal en México desde enero de 2017. Es mi primer trabajo. La empresa es española y me paga una parte con nomina de México (a través de otra empresa suya en ese país) y otra parte con nómina Española en la que figuro como expatriada. En ambas nóminas tengo retención. Allí de un 17% y en la española de un 24%. Me dicen en Hacienda de España que para recuperar el IRPF español tengo que presentar el Impuesto sobre la renta de No Residentes IRNR junto con un certificado de residente fiscal en México.
    Yo no pensaba hacer la declaración de la renta en México porque no supero los ingresos de 400.000 pesos de salario bruto allí, pero mi duda es si debo declarar los ingresos españoles en México para que luego me devuelvan las retenciones de 24% de España. Al sumar las dos nóminas ya supero con creces los 400.000 pesos.
    Con ese país existe un convenio para evitar la doble tributación.

    • Lina Marcela Guerra

      el 12 abril, 2018 a las 13:47

      Buenos dias Carmen,
      En relación a tu pregunta indicarte:
      a. Efectivamente dado que eres residente fiscal en México deberás declarar en dicho país los rendimientos obtenidos en España. No obstante lo anterior, debes tener en cuenta que tendrás derecho a deducirte en tu declaración los impuestos efectivamente pagados en España (deducción por doble imposición internacional).
      b. Dado que eres residente fiscal en México, en España deberás efectivamente declarar las rentas obtenidas como no residente a través de la Declaración del Impuesto de No Residentes. A los efectos de aplicación del convenio deberás aportar el certificado de residencia fiscal.
      Saludos cordiales.

  • Edgar

    el 22 abril, 2018 a las 18:40

    Buenas tardes Lina,

    A ver si me puedes echar una mano con una duda que tengo. Me marché de Erasmus en el 2015 a otro Pais de la unión Europea y conseguí trabajo enseguida (hablamos de octubre). He vuelto a España justo 2 años después. El problema radica en que ahora leo que aquí, en teoría, se me ha considerado siempre como residente por no haber avisado de que me marchaba, así como residente en el otro lado que es donde tenía el contrato.
    A mi vuelta ha ocurrido igual, tengo de nuevo trabajo desde el día que vine para acá (nunca en contemporáneo).
    Mi pregunta es:

    ¿Debo tributar en los dos sitios o por separado? ¿Que ocurre con la tributación del año pasado? El hecho de no haber avisado de que marchaba y de mi vuelta, ¿Como puede influir a la hora del pago?

    Gracias y perdón por las molestias.

    Edgar

    • Lina Marcela Guerra

      el 23 abril, 2018 a las 12:10

      Buenos días Edgar, en relación a la cuestión formulada, debes tener en cuenta que según reciente criterio del Tribunal Supremo, basta con que el contribuyente resida mas de 183 días en el extranjero para que se considere no residente en España. Es decir, no se tiene en cuenta ningún aspecto subjetivo ni administrativo para determinar la no residencia.
      En conclusión, a pesar de no haber comunicado el cambio de residencia dado que usted residió durante dicho plazo fuera de España (mas de 183 días por año) era considerado no residente. Lo mismo sucede con su nuevo cambio de residencia a España. Sin perjuicio de lo anterior, es conveniente que realice el tramite administrativo de la comunicación de su nuevo domicilio fiscal.
      Saludos cordiales.

      Lina Marcela

  • Saul

    el 4 mayo, 2018 a las 11:03

    Buenos días, me gustaría saber lo siguiente: soy residente en Baréin desde el año 2006, y estoy pensando en volver a Espana. Mi última declaración fue en el 2007 y desde entonces he trabajado en empresas locales.
    1-si vuelvo a España cualquier ganancia está exenta ya?
    2- si repatrio mis bienes, coche, mobiliario etcétera están sujetos a tributación? A que tipo?
    Cuanto dinero puedo repatriar ?
    Gracias

    • Lina Marcela Guerra

      el 7 mayo, 2018 a las 09:49

      Buenos días Saul,

      En el momento que usted adquiera su residencia fiscal en España deberá tributar por todas las ganancias y rendimientos que se generen a nivel mundial. Respecto a la tenencia de activos, en España el impuesto sobre el patrimonio se paga a partir de aprox 2.000.000 de euros brutos estando 700.000 euros aprox (depende de la comunidad autónoma donde radique) exentos de tributacion. Saludos cordiales.

  • Pablo Barragán

    el 8 mayo, 2018 a las 19:15

    Buenas tardes Lina:
    Tengo un hijo en EEUU desde hace varios años. Primero haciendo un doctorado con una beca de una Universidad de aquel pais y el último curso ya trabajando. Yo como representante hago su declaración de la renta, solamente tiene una cuenta y unos valores, por lo que el resultado es negativo y devuelven las retenciones efectuadas.
    El pasado ejercicio la puse el domicilio de EEUU en la propia declaración, señalando la casilla de cambio de domicilio, aunque en los “datos fiscales del ejercio 2017” aparece el domicilio español.
    El, por los ingresos percibidos alli, paga los impuestos que le corresponden en EEUU.
    Mi pregunta es: tengo que declarar en el IRPF de 2017 los ingresos percibidos alli?
    Muchas gracias y un saludo,
    Pablo

  • Tressis

    el 9 mayo, 2018 a las 11:42

    Buenos días, los comentarios para este artículo están cerrados. Saludos

Deja Tu Comentario