BLOG
02/08/2016 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

Hay vida en los mercados

Hay vida en los mercados

Buenos días.

Aunque siga habiendo vida en los mercados, lo cierto es que se nota una cierta atonía propia de este mes.

Sin embargo, a la banca europea sí que le pesaron los resultados de los test de estrés, que a pesar de haber sido buenos, han dejado a alguna entidad, especialmente las italianas, al borde de necesitar una reacapitalización por la vía urgente. Y también en las cotizaciones del petróleo hay movimiento, pues el exceso de oferta está devolviendo el precio del barril a niveles de hace tres meses.

La buena tónica que está mostrando el global de los indicadores económicos de EEUU, sumado a que el brexit no parece un gran problema para la Reserva Federal, nos puede devolver al primer plano la política monetaria de golpe sin tiempo a reaccionar. En tal sentido se ha expresado Robert Kaplan, presidente de la Fed de Dallas, quién ha asegurado que no se puede descartar una subida de tipos en septiembre si los datos lo sostienen. Quizás muy aventurado, pero mejor no creer que esa posibilidad está muerta.

Relacionábamos brexit y escasa preocupación, y es que el impacto en la economía real está siendo entre limitado y nulo. Sólo con la excepción del Reino Unido, donde otra nueva confianza, esta vez la empresarial, se hunde por culpa de la incertidumbre de lo que va a pasar con las islas y su relación con Europa. La ligera caída de los PMI manufactureros de la zona euro y por países han demostrado que efectivamente el Canal de la Mancha parece estar actuando como una barrera contra lo malo del referéndum, si bien algo se está sintiendo. Pero tal y como decía la Fed, y como también se puede extraer del ISM del sector secundario publicado ayer, las consecuencias del brexit son demasiado lejanas como para infectar también a EEUU.

Con la nueva bajada de los tipos de interés a mínimos históricos llevada a cabo por el Reserve Bank of Australia, parapetada en el descenso de la inflación y la debilidad relativa del mercado laboral, no se rompe ni mucho menos la relación directa entre este país y China, pues al fin y al cabo, el mayor exportador de deflación hoy por hoy es el gigante asiático. Pero es que con la batería reciente de indicadores macroeconómicos chinos, que descartan un aterrizaje brusco, se podría hacer más difícil comprender esta decisión. A modo de ejemplo, el PMI manufacturero Caixin, cuyo subida de dos puntos hace que se sitúe en terreno de crecimiento por primera vez desde febrero del año pasado.

​Buen día​

Amílcar Barrios Vilallonga

Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com