BLOG
29/05/2020 AUTOR: Jorge González Morning meeting

Un rescate a la griega en toda regla

Un rescate a la griega en toda regla

Continúa la escalada de las tensiones entre EE.UU. y China a raíz de las protestas del pueblo de Hong Kong por el plan de Pekín de instaurar una ley que en esencia quitaría la democracia limitada de la antigua colonia británica.

La isla, que se convirtió desde el final de la Segunda Guerra Mundial hasta finales del siglo pasado en el reducto capitalista frente al dragón rojo, ve peligrar ahora, no solo su democracia, sino también su economía de mercado. Este último punto es el que preocupa a Trump, ya que podría tener un impacto directo en los intereses económicos de muchas empresas estadounidenses.

En Europa seguimos a vueltas con el plan de reconstrucción. Todo sonaba muy bonito para los políticos nacionales hasta que se anunció que para poder acceder a financiación desde principios de 2021 se deberá presentar un plan de reformas antes del 15 de octubre que será evaluado y aprobado por el Ejecutivo comunitario. Pero la letra pequeña dice que el resto de Estados podrán vetar las ayudas por mayoría cualificada y ahí está la clave, ya que los Estados que necesitan el dinero son grandes, pero pocos, y tendrán que convencer a muchos Gobiernos de países de menor tamaño. Además, el dinero se irá aportando por tramos y en función de las reformas. Un rescate a la griega en toda regla, pero sin hombres de negro, no vaya a ser que los italianos o los españoles nos escandalicemos.

Pero centrándonos en los mercados financieros, en las últimas jornadas hemos asistido a una corrección de los valores tecnológicos mientras las bolsas seguían subiendo. La orden ejecutiva de Trump que penalizará a Twitter, Facebook y Google, por la forma en que moderan el contenido que publican, está detrás de la toma de beneficios de los inversores. Por su parte, en los mercados de renta fija hemos visto cómo los bonos periféricos registraban importantes avances, pero no de forma paralela. Portugal ya se financia más barato a largo plazo que España, y digo yo que por algo será. Normalmente los inversores prefieren los países más grandes porque su deuda es más líquida, algo muy importante como vimos en marzo, pero ya ni con esas.

Desde el lado macroeconómico las noticias siguen sin mejorar. Ayer tocó revisión a la baja del PIB de EE.UU. Además, los datos de empleo, una semana más, volvían a ser malos. Los pedidos de bienes duraderos de abril se desplomaron, si bien las expectativas eran aun peores. En Europa, la confianza de los consumidores, inversores y empresarios ha mejorado en mayo, pero sigue en niveles bajísimos. Además, los datos de inflación continúan con su retroceso. Tampoco se salva Japón, con unos datos de producción industrial y unas ventas minoristas que dan vértigo.

Buen fin de semana.

Jorge González Gómez
Director de Análisis

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com