En el Mundo de las Finanzas
hay que estar al día

Un mundo desconocido

Un mundo desconocido

Un mundo desconocido

Comparte este post:
El mundo está viviendo una gran transformación con el big data, la inteligencia artificial o aprendizaje automático y la robótica, y los mercados financieros no son ajenos a ella

Nos adentramos en un mundo extraño, el de la normalización monetaria y los banqueros centrales que ya nos están preparando para la retirada de unos barbitúricos que nos han mantenido sedados, pero que en dosis excesivas sabemos que tienen acciones tóxicas.

Una misión compleja, incluso para los comunicadores más avezados, que tratan de impedir explosiones de volatilidad, pero estas no deben impedir que los bancos centrales continúen con su labor de normalización.

Un factor que puede amplificar los movimientos del mercado es el trading de alta frecuencia. El high frecuency trading y los algoritmos con los que trabajan estos ordenadores están cambiando los mercados financieros; la toma de decisiones basada en el proceso de grandes cantidades de datos y las señales de precios y tendencias utilizando el análisis técnico y fundamental.

Las máquinas marcan la diferencia. El alto nivel alcanzado con la compra-venta automatizada de materias primas o de acciones está distorsionando los precios y creando incertidumbre no solo entre los inversores, sino entre productores, que valoraban la compra de las materias primas, con las que fabrican, atendiendo a aspectos fundamentales como la oferta y la demanda en su sector. Según un estudio de la Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas en EE.UU. los intercambios sistematizados por ordenadores representan el 49% del volumen en contratos agrícolas y el 58% para algunos contratos de energía; además, algunos estudios incluso estiman que la contratación automatizada distorsiona el mercado en un elevado 25%-30%. El mundo está viviendo una gran transformación con el big data, la inteligencia artificial o aprendizaje automático y la robótica, y los mercados financieros no son ajenos a ella. Otro factor combinado, que puede fomentar una volatilidad extrema es, la presencia de inversores no tradicionales, gente que ha comprado renta variable en busca de rentabilidad pero que eran habituales de la renta fija, es decir, han asumido riesgos por encima de su umbral de sueño.

¿En qué posición quedan los inversores? Para un inversor que hace trading, la vida, sin duda, se ha vuelto mucho más complicada, diría que incluso imposible. Pero, ¿qué ocurre con los de largo plazo? Los algoritmos nos son la panacea, pueden conducir a errores y uno de los más significativos, en mi opinión, es el de la generalización y este es el punto que debemos aprender a aprovechar los gestores activos. Las ventas masivas indiscriminadas llevarán de manera injustificada la cotización de ciertas compañías a niveles por debajo de lo que “vale” la empresa y ese es el momento en el que se crean oportunidades. De manera que el estudio previo de los sectores y las compañías resulta aún si cabe, más imprescindible, para que cuando se produzca esa situación de elevada distorsión tengamos claro: qué comprar, a qué precio, tener la liquidez necesaria para hacerlo, y estar a punto en el tiempo; lo sé, no es fácil.

“Houston, tenemos un problema” y no tanto de liquidez, a la que también terminará afectando, sino de amplitud de mercado. Si cada vez las máquinas dominan más volumen de transacciones, si retroalimentan y encadenan retrocesos, el inversor, llamémosle racional, no tendrá tiempo ni capacidad de reacción, superado en volumen por máquinas cuya finalidad es actuar. Sustraerse de esos movimientos no sé si es posible, si gestores e inversores pueden aguantarlo, incluso con las valoraciones de las compañías bien realizadas y un pensamiento de largo plazo. Virulentos movimientos a la baja, incrementos histéricos de volatilidad, pánico que genera pánico, en definitiva, un mercado esquizofrénico.

Mientras los fundamentales del mercado continúen sólidos podemos estar relativamente tranquilos, pero cuando el momento económico sea otro o un cisne negro se estampe en nuestras narices, ¿entonces qué?

Virginia M. Pérez Palomino
Directora de Renta Variable

Dejar comentarios

Deja Tu Comentario