BLOG
26/05/2022 AUTOR: Virginia Pérez Palomino Morning meeting

Un mercado plagado de desafíos

Ayer hubo rebote en los mercados con algunos altibajos en los primeros intentos, pero finalmente tuvo éxito y ganó fuerza después de la publicación del acta de la reunión del FOMC de mayo. Si bien todos los índices terminaron al alza, la ventaja de la subida fue claramente para las acciones de pequeña y mediana capitalización frente a las grandes. A pesar de las ganancias generalizadas no piensen que el mercado exorcizó sus demonios. Las preocupaciones sobre el crecimiento persisten, así como los problemas en las cadenas de suministro y unos elevados precios energéticos, por citar alguno de ellos. Pero tocaba rebote y los desasosiegos se dejaron de lado incluso aunque se publicaran datos que evidencian desaceleración. Nos referimos a unos pedidos de bienes duraderos más débiles de lo esperado, pero razonablemente buenos; unas solicitudes de hipotecas planas o el reconocimiento de la moderación en la demanda de viviendas por parte de los constructores americanos. Consumo discrecional, energía y tecnología brillaron frente a servicios públicos e industriales.

 

Los inversores se sintieron alentados por los comentarios de los miembros del Comité Federal de Mercado Abierto, que quieren subir rápidamente el tipo de referencia al entorno del 2,5% y ahí hacer una pausa para ver sus efectos y cómo respira la inflación. ¿Será suficiente para aplacar las presiones inflacionarias? (EE. UU. IPC general 8,25%). En fin, el mercado parece conformarse con la idea de que la última subida puede ser en septiembre, que después la Reserva Federal pulsará el botón de pause y, ¡fíjate tú!, igual tras las elecciones de mitad de mandato de noviembre hasta les da por cambiar su discurso. Casi dos décadas de inversores acostumbrados a que los bancos centrales no nos desamparen les contemplan.

 

De igual modo que ayer nos tocaba ver las cosas con optimismo, nos lamentábamos hace tan solo unos días cuando escuchábamos a la presidenta de la Fed de Cleveland decir: “Tendré que ver varios meses de lecturas mensuales sostenidas a la baja de la inflación antes de concluir que esta ha tocado techo”, “Si para septiembre la inflación no se ha moderado, entonces puede ser necesario un ritmo más rápido de aumento de las tasas»; o al de la Fed de San Luis pedir un aumento del 3,5% para este año y qué me dicen de las declaraciones de Powell en la entrevista con The Wall Street Journal de la semana pasada: “Necesitamos que la inflación baje de manera convincente. Hasta que lo hagamos, seguiremos adelante.”

 

Me temo que a este respecto no podemos hacer mucho más que esperar y ver. Manténganse fuertes.

 

Esto de que la Reserva Federal se disponga a enfriar la economía y frenar la inflación contó en el pasado, para hacer gran parte del trabajo, con el mercado inmobiliario. La vivienda ha sido un campo de batalla tradicional en la lucha contra la inflación porque es sensible a los tipos de interés, constituye una parte importante de la economía estadounidense y porque afecta a otros segmentos económicos. Sin embargo, en esta ocasión, el inmobiliario parece mostrarse bastante resistente, de momento. Los tipos hipotecarios han subido casi 2,4 puntos porcentuales desde el pasado mes de noviembre hasta el 5,25% actual, lo que supone el aumento más pronunciado en un lapso de seis meses en décadas y los precios de las viviendas no han cedido ni un pelo. Pero hemos visto estabilizarse la oferta de viviendas y las compras se están desacelerando en algunas áreas metropolitanas. ¿Cuánto y cómo de rápido deben subir los tipos para terminar haciendo mella en los precios de estos bienes raíces?

 

Miren, no me pido ser banquero central ahora que hay que propiciar una desaceleración económica que no acabe en recesión.

 

Feliz jornada.

Virginia Pérez Palomino
Directora de Renta Variable

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com