En el Mundo de las Finanzas
hay que estar al día

Un mercado peculiar

Un mercado peculiar

Un mercado peculiar

Comparte este post:
Las bolsas suben mientras podemos contemplar cómo los enanos se multiplican

Al menos los beneficios están portándose francamente bien, y aunque pueda parecer que no, la actividad todavía tiene bastante colchón como para ponernos a pensar en problemas.

Esto último, lo de la economía y cómo está sufriendo una ralentización manifiesta, es especialmente clamoroso en Europa. Igual que el viernes los PMI, por recordar lo más cercano, hay más indicadores adelantados pisando el freno, como es la confianza del consumidor de la región, que ha retrocedido por cuarto mes consecutivo. O si no bien podemos fijarnos en datos pasados, puesto que el inesperado retroceso de los pedidos de fábrica de Alemania alimenta toda esta idea de que Europa ha perdido el liderazgo del crecimiento.

Y aquí, por si fuera poco, todo apunta a que Italia (en realidad su clase política) prefiere dejar de lado la capacidad de negociación alemana y, sintiéndose plenamente mediterráneos, abocar al país a repetir elecciones próximamente, con lo que la inestabilidad sobre los activos europeos es una posibilidad creciente. Y por qué no pensar que esto pueda sumar más presión sobre la pérdida de valor del euro contra el dólar en las próximas semanas.

Aunque si hay que hablar de incapacidad política para solventar los problemas, ahí siempre podremos contar con Argentina. Con las subidas forzadas de los tipos de interés de la semana pasada no solo se ha puesto en duda la capacidad de repago del país una vez más, sino que ha colocado a todos los países emergentes con desequilibrios de financiación en el centro de la diana, por “culpa”, claro está, del endurecimiento de las políticas de la Reserva Federal.

De política y mercado tan solo queda recordar la facilidad con que el barril de Brent ha superado los 75 dólares, ello con la inestimable ayuda de Donald Trump. Si EE.UU. decide romper hoy el acuerdo de Obama con Irán, habrá dos formas de verlo: castigo para el régimen de los ayatolás nucleares por un lado y fiesta para los productores mundiales de petróleo por el otro, que en esta decisión verán, como el resto del mercado, el potencial para nuevas subidas del petróleo.

Buen día.

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Dejar comentarios

Deja Tu Comentario