BLOG
23/12/2016 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

Un año que tampoco apunta a simplón

Un año que tampoco apunta a simplón

Definitivamente se nota que ya hemos entrado en Navidad y las dos semanas de vacaciones partidas que tenemos por delante, mercados incluidos, para despedir un año difícil y darle la bienvenida a otro que tampoco apunta a simplón.

Así que como ya estamos en el momento en el que estamos, el gobierno italiano ha decidido aparecer con oro, incienso y mirra en forma de 20.000 millones de euros con los que empezar el saneamiento de su banca. Con este paquete de rescate debería dar para cubrir el fracaso, ya oficial, de la ampliación de Monte dei Paschi y los que vienen por detrás. Sabida la beligerancia alemana contra todo lo que sea intervención del Estado, que aquí nadie descarte algún grito en el cielo.

Sin embargo, aunque sea para hoy y mañana, cualquier noticia que arroje luz nítida sobre el estado de los bancos europeos es bien recibida. Eso es lo que sucede con el acuerdo al que ha llegado Deutsche Bank con la Hacienda de EEUU, que con el pago de 7.200 millones debería evitarnos más «quiebras» repentinas de la entidad germana. También Credit Suisse va a tener que pasar por caja por culpa de las hipotecas subprime, en este caso por valor de 5.300 millones, mientras que Barclays va a ser oficialmente acusado por la justicia norteamericana por la misma causa.

A pesar de que no son pocos los frentes que amenazan la estabilidad económica y financiera, la mejora macroeconómica a la que hemos asistido en los últimos meses ha sido uno de los grandes soportes del buen comportamiento de las bolsas. La tercera lectura del PIB de EEUU correspondiente al tercer trimestre, revisada al alza gracias al consumo y la inversión empresarial así lo atestiguaba ayer. Muchos otros indicadores publicados ayer suponían una pequeña decepción en el sentido de que o bien eran incapaces de batir las previsiones o bien retrocedían mínimamente respecto al dato anterior. Ese fue el caso del índice de indicadores adelantados, de los ingresos y gastos personales o del registro de precios PCE, que sin embargo no son capaces de arrojar ninguna sombra sobre la actividad real estadounidense.

Europa, con el retraso habitual que nos caracteriza respecto a EEUU, también está registrando tasas de crecimiento que invitan a un moderado optimismo para el corto plazo. Para fundamentarlo están las dos décimas de crecimiento de la tercera lectura del PIB francés del trimestre pasado, basadas principalmente en el consumo, o los 0,1 puntos que ha crecido la confianza de los consumidores alemanes Gfk.

Feliz Navidad.

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com