BLOG
14/02/2022 AUTOR: Jorge González Morning meeting

Ucrania mueve los mercados

El viernes cerramos una nueva semana llena de volatilidad y en el caso del último día laborable, a pesar de que el mercado de bonos daba un pequeño respiro.

Los muy esperados datos de inflación del jueves desencadenaron una nueva espiral bajista. Recordemos que ese día, el Departamento de Trabajo informó que el índice general de precios avanzaba un 7,5% en términos interanuales a cierre de enero, por encima de las expectativas y en cifras no vistas desde febrero de 1982.

Las preocupaciones por dicha inflación se reflejaron en el indicador preliminar de la confianza del consumidor de la Universidad de Michigan en febrero, publicado el viernes. La lectura del índice estuvo muy por debajo de las expectativas y alcanzó su nivel más bajo desde octubre de 2011. El investigador jefe de la encuesta calificó la caída de «impresionante» y señaló que «casi la mitad de todos los consumidores esperan disminuciones en sus ingresos ajustados a la inflación durante el próximo año». Además, las políticas económicas del Gobierno fueron mencionadas de manera negativa por el 51% de los encuestados, la más alta desde 2014.

En esta línea, según FactSet, aproximadamente tres de cada cuatro compañías del S&P 500 que han reportado sus cuentas anuales se han referido a la inflación en sus comparecencias de prensa, a pesar de lo cual las estimaciones de margen neto para el trimestre actual han caído solo ligeramente, lo que sugiere que muchas empresas están transfiriendo con éxito mayores costes a los clientes.

Justo esos resultados empresariales que parecen no beneficiar en nada a los índices americanos están sirviendo a los parqués europeos para vivir de un año mucho más tranquilo y registraban una semana de avances. Y no será por el fuerte repunte que han vivido las rentabilidades exigidas a los bonos gubernamentales, especialmente de los periféricos. Hacía mucho tiempo que no veíamos la deuda italiana tan cerca del 2% o la española muy por encima del 1%. El bono alemán está ampliamente asentado en terreno positivo. Al otro lado del Atlántico, la deuda americana después de situarse por encima del 2% el jueves, cerraba la semana en el 1,92%. Por su parte, un euro volvía a cambiarse por 1,13 dólares.

El mercado en el que no vemos tregua es en el de materias primas. El petróleo europeo se situaba por encima de los 95 dólares el barril y el oro por encima de los 1850 dólares la onza.

Y los que siguen a contracorriente son los mercados de acciones chinos. Las acciones subieron en medio de comentarios oficiales de apoyo y la percepción de que el ciclo de represión regulatoria del país había alcanzado su punto máximo. El índice compuesto de Shanghái ganó un 3% en la semana y el índice CSI 300 un 0,8% desde el 28 de enero, el último día de negociación antes de las celebraciones del Año Nuevo Lunar. Durante la semana, el Banco Popular de China alivió un poco la presión sobre el sector inmobiliario, ya que dijo que los préstamos para viviendas de alquiler asequibles no contarían para la cantidad limitada que los bancos pueden prestar al sector.

La semana que comenzamos tendrá varias publicaciones macroeconómicas de mucha importancia. En Estados Unidos conoceremos las cifras de las ventas minoristas y producción industrial. En Europa, lo más destacable será la encuesta ZEW de febrero en Alemania y los datos de inflación de Francia y España, junto con el del Reino Unido. También conoceremos las cifras de precios de China y Japón, donde tendremos una batería de datos del final de año, incluido el dato de PIB.

Hoy reunión extraordinaria de la Reserva Federal, en la que podríamos ver una subida de tipos no prevista.

Buena semana.

Jorge González Gómez
Director de Análisis

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com