BLOG
31/08/2021 AUTOR: Virginia Pérez Palomino Morning meeting

Los tipos de interés seguirán bajos durante mucho tiempo

En conclusión: calma y nuevas pruebas del mantenimiento de políticas monetarias laxas de las que todos los bancos centrales son cautivos. ¿Qué significa esto para nosotros? Que nos sentimos cómodos con un enfoque de inversión hacia activos de riesgo y que la variable fundamental a vigilar continúa siendo el mercado de trabajo, como indicador clave para determinar cuándo puede iniciarse la reducción de compra mensual de deuda. La Reserva Federal es muy consciente del error y el grave daño que supondría endurecer su política antes de que suficientes estadounidenses hayan recuperado su puesto de trabajo. De manera que seguirá comprando bonos del Tesoro al ritmo actual hasta que el mercado laboral vea «un progreso sustancial adicional». Estas pueden ser las razones por las que el rendimiento a 10 años bajó hasta el 1,278% después de flirtear con el 1,38% la semana pasada y que de los once sectores del S&P 500 tuvieran un comportamiento especialmente positivo aquellos orientados al crecimiento.

Dos cuestiones más centraron nuestro interés en la sesión de ayer. Por un lado, el anuncio desde China de nuevas regulaciones más estrictas sobre la industria de juegos del país, que incluye la limitación de la cantidad de horas que los menores pueden jugar. Según la Administración Nacional de Prensa y Publicaciones los menores de 18 años solo podrán jugar de 8 a 9 de la tarde los viernes, fines de semana, festivos y vacaciones. Anteriormente, el tiempo total de acceso a juegos en línea era de tres horas en vacaciones y hora y media el resto de los días. Nuevas reglas del Gobierno chino que tienen como objetivo «frenar la indulgencia excesiva con los juegos y proteger la salud física y mental de los menores». Esta reciente normativa es parte de una ofensiva gubernamental más amplia contra las empresas de tecnología del país. En realidad, forma parte de la nueva cruzada de Xi Jinping contra los males derivados de la «expansión desordenada del capital». Creemos que aún ha de transcurrir cierto tiempo antes de que se esclarezca cuál puede ser el alcance de esta ola normativa. No es necesario señalar el sufrimiento que se produjo en las cotizaciones de las compañías relacionadas.

Por otro lado, el huracán Ida desembarcó el domingo día 29 en las costas de Luisiana, al sur de EE.UU., el mismo día en el que el Katrina asoló la región hace 16 años. Los vientos de más de 240 km/h dejaron sin electricidad, entre otras, a la ciudad de Nueva Orleans. Los costes materiales serán muy elevados, lo que podría recortar el pronóstico del crecimiento del PIB del trimestre actual en unas pocas décimas. No es especialmente preocupante si tenemos en cuenta que es probable que esta pérdida se convierta en crecimiento del cuarto trimestre debido a la reconstrucción de los daños. El mayor impacto en la economía puede venir provocado por los precios de la energía. El precio del crudo WTI se acercó a los 70 $ desde los 62 $ en previsión de la llegada del huracán, rompiendo la racha bajista que se inició a principios de agosto. A pesar de que Ida ha sido rebajado en su categoría destructiva, el 95% de la producción total de petróleo y gas en la costa del Golfo todavía está fuera de servicio. Los pozos alejados de la plataforma terrestre representan el 17% de la producción total de crudo de EE.UU., y más del 45% de la capacidad total de refino del país. Para hacer una valoración completa será necesario conocer el deterioro producido en las plataformas y cuánto tiempo durará el parón. A nivel compañías las aseguradoras y reaseguradoras (Allstate, AIG, Chubb, Everest Re, etc.) podrían verse perjudicadas dependiendo del alcance de los daños. Empresas de respaldo energético, como la firma de productos de almacenamiento energético y generadores Generac Holdings, y otras como Lowe’s o Home Depot se ven empujadas al alza ante las expectativas de ventas adicionales.

Feliz jornada.

Virginia Pérez Palomino
Directora de Renta Variable

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com