BLOG
20/07/2021 AUTOR: Víctor Álvarez Morning meeting

Sesión para el olvido

El miedo a que hayamos visto ya el techo de crecimiento en las principales economías mundiales, junto con el avance inexorable de la variante delta, dejó una sesión para el olvido donde solo unos pocos valores en Europa y Estados Unidos lograron cerrar en positivo. Tampoco ayudó que estemos en julio y el menor volumen tiende a sobredimensionar los movimientos. El VIX, que cuantifica el sentimiento de miedo a través de la volatilidad implícita de las opciones del S&P 500, subió hasta el 22,50, lejos todavía de lo que vivimos hace un año.

Los inversores buscaron refugio en el bono a 10 años estadounidense, que cerró a su nivel más bajo desde febrero (1,19%), y en el yen, que subió algo más de medio punto porcentual respecto al dólar. Los continuos estímulos por parte de los bancos centrales nos han hecho olvidar que existen las correcciones y, cuando viene una, el sentimiento pasa a ser un ¡sálvese quien pueda!

Para muestra un botón:

El Fear & Greed Index de la CNN se ha situado en miedo extremo, pero ya llevábamos bastantes semanas en territorio negativo. Si tenemos una parte importante del mercado con la cabeza bajo el suelo, parece difícil que pueda venir un cambio de tendencia drástico. Es lo que se suele denominar «Ley del sentimiento contrario», una de las normas no escritas que mejor describen la psicología financiera y a la que el propio Peter Lynch mencionaba en su libro «Un paso por delante de Wall Street». Entendemos el papel del miedo en los mercados, pero la situación actual es bien distinta a la que vivimos hace un año.

El crudo cayó por debajo de los 70 dólares por barril, tras la resaca del «hermanamiento» entre Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos, arrastrando consigo a las demás materias primas (a excepción, cómo no, del oro). La OPEP y sus aliados anunciaron que aumentarán la producción en 400.000 barriles diarios cada mes, entre agosto y finales de 2022. Para lograr el pacto se han visto empujados a permitir que los Emiratos Árabes Unidos amplíen su cuota de producción (3,5 millones de barriles diarios frente a los 3,2 millones fijados previamente). De todos modos, sabiendo los incentivos que tienen buena parte de nuestros «amigos» exportadores de petróleo a incumplir este tipo de acuerdos, esos 400.000 barriles diarios puede ser una cifra que se parezca poco o nada a la realidad. De momento, la curva de futuros del crudo se sitúa en 55 dólares por barril a largo plazo. Agárrense que vienen curvas en el petróleo, nunca mejor dicho.

Feliz martes.

Víctor J. Álvarez Sanz
Analista de Renta Variable

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com