BLOG
02/10/2018 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

¿Se convertirá Italia en el mismo desastre público que Grecia?

¿Se convertirá Italia en el mismo desastre público que Grecia?

El mercado recogió de la mejor manera posible la reedición del NAFTA pensando que este modelo de negociación es exportable al resto de puntos calientes del conflicto de tarifas.

Este es un extremo que ningún inversor duda, pero más aún, al que cada vez menos le dan importancia, por cansancio o porque las bolsas ya lo tienen metido en precio.

Sin embargo, y como muy acertadamente dijo ayer Lagarde, el miedo a una guerra comercial ya ha empezado a frenar la economía global. Ese es uno de los motivos, además de la siempre presente política, por los que los indicadores adelantados de manufacturas de Europa, EE.UU. o China, todos publicados ayer, han empeorado de formas más o menos notables recientemente. Más por China, porque aquí el Caixin (el que llega sin adulterar) ya ha caído hasta el límite establecido en 50, carne para los que ven un gran riesgo en los emergentes en estos momentos.

Por curioso que pueda parecer, el único PMI que mejoró el dato anterior fue el británico. Curioso porque si hay algún país con incertidumbre política, además de Italia, ese es el Reino Unido, donde no se sabe si Theresa May está completamente aislada del resto de su partido, tampoco si las negociaciones con Europa para evitar una salida por las bravas van por el buen camino o incluso si habrá un segundo referéndum para dar marcha atrás en un proceso sin visibilidad alguna.

Respecto a Italia y el riesgo que representa, ahí está el mercado de deuda para demostrarlo. Cerca de 200 puntos básicos de diferencial en la deuda a diez años contra España y 300 respecto al Bund son un buen ejemplo de que el mercado no está por la labor de considerar faltos de riesgo los planes fiscales del actual Gobierno. Y tampoco la Unión Europea va a transigir como muchas otras veces lo ha hecho según lo dicho por Juncker, quien ya ha alertado del riesgo de que Italia acabe por convertirse en el desastre público que ha sido Grecia.

Hay que reconocerle al petróleo que parte de las subidas en bolsa de las últimas semanas son cosa suya. Y no porque el precio esté en máximos de cuatro años, que eso no termina de ser bueno para la actividad global, pero sí al menos para las mismas compañías que han sufrido el desplome durante estos últimos años y que ahora se están beneficiando de las fisuras del lado de la oferta para una demanda que sigue creciendo.

Buen día.

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com