BLOG
04/09/2019 AUTOR: Salomé Bouzas Morning meeting

¿Se acercará el final de Trump?

¿Se acercará el final de Trump?

Dentro de muchos meses, quizá podamos marcar el día de ayer como el principio del fin de la guerra comercial y de la presidencia de Donald Trump, las cuales probablemente acaben en el mismo momento.

La publicación del ISM manufacturero cayendo más de dos puntos hasta terreno de contracción, ha sido una importante señal sobre que el juego que están llevando a cabo ambas potencias mundiales empieza a afectar a Estados Unidos. Y es que el texto que acompañaba al dato apuntaba claramente a un deterioro del sentimiento, fruto de la escalada de tensión en las negociaciones. Es prácticamente una ley no escrita que si el presidente no consigue mantener el buen devenir de los mercados y la economía norteamericana, su reelección esté en peligro. Y él lo sabe, pues se apresuró a amenazar a China con llegar pronto a un acuerdo o endurecer de forma relevante las condiciones del mismo si los asiáticos esperan al resultado de las elecciones de 2020 y él se viese revalidado en el cargo.

Evidentemente, los principales índices respondían con caídas, pues ya sabemos que si Estados Unidos estornuda, el resto del mundo se resfría. No obstante, y dado el grado de dependencia a la liquidez que hay en el mercado, la segunda derivada podría ser mejor recibida, pues se esperaría una nueva bajada de 25 pb en los tipos por parte de la Reserva Federal. En esta línea se espera que actúe también el BCE, conociendo ayer especulaciones sobre las actuaciones que podrán acompañar una rebaja en el precio del dinero, como sería un escalonamiento de la facilidad de depósito para paliar el impacto que la bajada de tipos pudiera tener en los bancos.

Pero ayer no solo se nos hizo de noche atendiendo al mercado americano, pues la sesión parlamentaria británica continuaba hasta las 11 p.m. Boris Johnson perdió su primera votación como primer ministro británico, por lo que hoy se debatirá la forma para prohibir un brexit sin acuerdo. Pero también perdió la mayoría de la cámara, pues la mayor sorpresa fue la dimisión antes del pleno de un diputado conservador para unirse al partido Liberal Demócrata. La sombra de una salida dura parece alejarse, pero de las cabezas (rubias) de los gobiernos nunca se puede fiar uno.

Para finalizar, volemos a Italia, donde la formación de un nuevo ejecutivo parece pendiente de flecos pues ayer, el 73% de los militantes de Movimiento 5 Estrellas veían con buenos ojos pactar con el Partido Democrático. Conte podría volver a ser primer ministro solo unos días después de haber presentado su dimisión. Su vuelta al parlamento romano va a ser más veloz de lo que fue la caída a los infiernos y vuelta al cielo de Sánchez hace un par de años.

Buen día.

Mª Salomé Bouzas Romero
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com