BLOG
06/09/2016 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

Reunión del G20

Reunión del G20

Buenos días.

Aunque Wall Street estuviera cerrado por celebrar el Día del Trabajo un cinco de septiembre en lugar de un uno de mayo, parece que existen autoridades políticas internacionales que al fin han empezado a abrir los ojos.

Hablamos de la reunión del G20, de la que muchos, principalmente en Europa, deberían tomar nota, pues se habló sin tapujos sobre la necesidad de abandonar la idea de que los estímulos monetarios son el mantra de la recuperación. A cambio, determinadas transformaciones (mejor no utilizar la palabra reformas para evitarle un ataque de ira a algunos) de corte estructural son las únicas que en el largo plazo pueden sacarnos de esta apatía económica, dicen en aquel foro.

El Viejo Continente es el paradigma de la inacción política por culpa de tener que ir a las urnas a renovarnos cada cuatro años o seis meses, según país y época. El BCE podrá hacer y deshacer cuanto quiera, pero hay algo más allá de la política monetaria que debe ser abordado y modificado aunque no guste. La batería de PMI de servicios publicados ayer muestra que aunque Europa crece algo, la distancia a una nueva crisis no es para nada un imposible a poco que algo se tuerza. También es cierto que el agregado europeo sufrió por el peso de Alemania, cuya lectura fue la única de los grandes que perdió terreno, pues tanto en Francia como en Italia o en España el sector terciario avanza posiciones dentro de la debilidad generalizada. Si queremos mantener el optimismo tenemos más para creer, ya que la confianza inversora Sentix subía varias décimas en todas sus subpartidas.

Después de que la semana pasada el sector manufacturero demostrara que la reacción inicial al brexit quizás fue exagerada dentro del propio Reino Unido, ayer era el turno del de servicios, pues también este PMI deja muy atrás la contracción con un gran acelerón. Cuánto durará este estado de complacencia es otra historia que ya tocará tratar.

En último lugar tenemos al petróleo, el cual mantiene los altos niveles de volatilidad en precio y porcentaje antes de que la reunión de la OPEP termine previsiblemente como todas las anteriores, es decir, en nada. Pero de aquí a entonces seguirán los rumores y grandes palabras, como las del acuerdo para no se sabe bien qué entre Rusia y Arabia Saudí, con pocas ganas de ponerle techo a la producción mundial de oro negro.

Buen día.

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com