BLOG
20/12/2021 AUTOR: Jorge González Morning meeting

El mercado europeo de renta fija se convirtió en una pequeña montaña rusa

La semana pasada cerró con los mercados de renta variable a la baja, ante las perspectivas de endurecimiento de las políticas de los bancos centrales y los temores sobre el impacto de la variante ómicron del coronavirus, provocando una volatilidad considerable. A medida que aumentaron las expectativas sobre los tipos de interés a largo plazo, las acciones de crecimiento y el índice compuesto Nasdaq, de alta tecnología, tuvieron los peores resultados. Y eso a pesar de que el bono americano a diez años se mantuvo estable por debajo del 1,5%, e incluso perdió la cota del 1,4%.

Es cierto, que el viernes pasado se daba el fenómeno de cuádruple hora bruja y que eso siempre es motivo de volatilidad, pero la realidad es que el mercado lleva varios días con grandes movimientos intradiarios, destacando sobre todo el del pasado miércoles.

El mercado europeo de renta fija también se convirtió en una pequeña montaña rusa. Las rentabilidades exigidas de los bonos terminaron a la baja. Inicialmente disminuyeron bruscamente, ya que la propagación de ómicron provocó temores sobre la recuperación económica. Los rendimientos luego se recuperaron por los movimientos agresivos de los principales bancos centrales y la decisión del Banco Central Europeo (BCE) de reducir su programa de compra de bonos de emergencia. No obstante, los inversores se decantaron finalmente por las compras después de que la presidenta del BCE, Christine Lagarde, indicara que era «muy improbable» que viésemos una subida de tipos de interés el próximo año y por las preocupaciones sobre el coronavirus. Las entidades que sí que tomaron decisiones la semana pasada fueron el Banco de Inglaterra y el de Noruega, con una subida moderada. Una reacción bastante rápida a las noticias de que la inflación del Reino Unido se había situado en el 5,1% interanual en noviembre, frente a una tasa del 4,2% en octubre, por encima de las expectativas del consenso del 4,8%.

Frente a este mensaje más duro, en China, la Conferencia de Trabajo Económico señaló la necesidad de estabilizar la economía, ya que el gigante se enfrenta a «presiones triples a la baja» por la contracción de la demanda, los choques de oferta y el debilitamiento de las expectativas. Se esperan anuncios de estímulo político en los próximos meses antes de la Asamblea Popular Nacional en marzo. La Conferencia declaró que «todas las regiones y departamentos deben asumir la responsabilidad de estabilizar la economía». Así que parece claro que la segunda economía del mundo va a ir a contracorriente con lo que vemos en el resto del mundo.

Esta semana tendremos pocas referencias macroeconómicas, entre las que destacan los datos de confianza del consumidor. Además, poco a poco veremos cómo bajan los ritmos de contratación al acercarse las Navidades y al tomar la decisión varias entidades de mandar a casa a sus trabajadores para evitar contagios innecesarios justo en estas fechas tan señaladas.

Buen día.

Jorge González Gómez
Director de Análisis

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com