BLOG
05/09/2016 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

Que la Reserva Federal no suba tipos

No queremos que la Reserva Federal suba tipos

Buenos días.

Nosotros, mercados, ya no queremos que la Reserva Federal suba tipos. Porque la creación de empleo en agosto no ha sido lo suficientemente fuerte.

Y porque así, gracias a los bancos centrales, podemos seguir disfrutando de activos financieros que sólo saben subir. Y también porque con esto no conseguiremos otra cosa más que quedarnos sin herramientas monetarias si volvemos a entrar en una crisis de alto voltaje.

El informe de empleo en EEUU es cierto que ha quedado por debajo de las expectativas en términos generales, si bien haberse generado más de dos millones de nuevos puestos en los últimos doce meses también debería ser considerado. Afinando los números, la tasa de paro se queda en el 4,9% en el que estaba, mientras que otras subpartidas de interés, tales como los ingresos medios por hora o la fuerza laboral, vienen a demostrar que efectivamente algo le sigue faltando a la primera economía del mundo para hablar de total y absoluta fortaleza. Sin embargo, poco ha tardado uno de los miembros de la Fed en quitarle dramatismo a la situación, hablando de la necesidad de que los tipos de interés debieran estar por encima de su nivel actual.

En Europa, más que la económica, nos va la marcha política. Da igual por qué lado vengan que el germen del antieuropeismo no para de avanzar por todo el continente. Última parada: Alemania. La acogida pasada de los refugiados le está pasando una factura demasiado cara a Merkel y su partido, que han visto cómo Alternativa por Alemania los relega a la tercera plaza en unas regionales, poniendo en entredicho la próxima candidatura de la canciller para las generales. Por su parte, la reunión de esta semana del BCE puede prometer, pues hay parte del mercado que apuesta porque contribuya a seguir inflando el globo de los estímulos. Claro que con recurrencia se confunde querer con creer.

Ya hemos tocado a la Fed o al BCE, pero qué sería de nosotros sin el Banco de Japón. Su gobernador, Haruhiko Kuroda, no esconde sus cartas y proclama la plena disposición del BoJ a hacer todo cuanto esté en su mano para alcanzar el clímax, sea con las herramientas convencionales o no. Suerte que en China de momento no es necesaria la intervención de su banco central, menos aún al conocer que el PMI Caixin de servicios sube gracias al empuje de los nuevos pedidos.

Buen día.

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com