BLOG
15/02/2017 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

Pronto se dará una vuelta de tuerca

Pronto se dará una vuelta de tuerca

Va a haber otra subida de tipos en EEUU.

Grabémoslo en nuestras mentes porque mucho se tendrá que torcer la situación para que la Reserva Federal no cumpla con los plazos que, con el apoyo de la mayoría de sus compañeros, está dando Janet Yellen. En la comparecencia de ayer, la presidenta fue bastante explícita al reconocer que pronto se le dará una nueva vuelta de tuerca a la política de tipos. Y también alertó de la necesidad de cuadrar un buen timing en el que no se puede llegar tarde por el riesgo de sobrecalentamiento, ni tampoco adelantarse y provocar una recesión gratuita. En este sentido, Yellen confirmaba que la economía mejora, aunque a un ritmo modesto, que la inflación va directa al objetivo del 2% y que el mercado de trabajo ha seguido mejorando. Al fin y al cabo estaba dando la receta del cóctel que sostiene el nuevo entorno monetario de EEUU.

Donde volvió a incidir es en la incertidumbre que rodea las promesas en materia de política fiscal, o lo que es lo mismo, el riesgo político. Sin querer entrar a valorar si lo que pregona Trump es lo que EEUU necesita o no, porque no es esa su labor, la Fed dice encontrarse de momento en ese punto de espera en el que aguarda movimientos para valorar si cuadran con sus expectativas. En todo caso, el mercado se centró en las promesas de tipos más altos, traducido en más apreciación del dólar, más rentabilidad de los bonos del Tesoro y más máximos históricos en Wall Street.

Mucho se habla de la nueva Administración, pero somos los europeos los que más nos jugamos este año. Eso es lo que viene a decir el descenso de la confianza inversora alemana ZEW, que culpa al brexit, a los múltiples países que celebran elecciones y también a Donald Trump. Algo similar se puede extraer de la lectura del PIB agregado de la zona euro una vez es desmenuzado, pues a Italia y Francia le pesa al anquilosamiento de no haber hecho reformas en profundidad, todo lo contrario que España, cuya tasa de crecimiento sigue siendo la más alta entre los grandes del continente.

Luego está la inflación, que, acostumbrados a los últimos años, hasta nos puede parecer desbocada. Pero lo cierto es que el comportamiento reciente de los IPC en todos los países no es eterno, pues la energía suma la inmensa mayoría de este crecimiento, como por ejemplo ha sucedido con el de Alemania en enero. Esto es extrapolable también al Reino Unido, si bien en las islas el efecto de la pérdida de valor de la libra está ayudando a importar inflación.

Buen día.

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com