En el Mundo de las Finanzas
hay que estar al día

Preocupación por la tasa de paro mundial

Preocupa el paro

Preocupación por la tasa de paro mundial

Comparte este post:
El aumento del desempleo reducirá los ingresos fiscales y el pago de la deuda pública supondrá un mayor esfuerzo

Mal día para todos los activos de riesgo tras ver que otro ensayo de vacuna para la COVID-19 se pausaba y las advertencias del FMI de que la pandemia causaría un daño duradero a la economía mundial.

La renta variable estadounidense retrocedía, presionada por una serie de informes corporativos mixtos de empresas que van desde aerolíneas hasta bancos, y a medida que los inversores sopesaban la noticia de que los principales laboratorios se están viendo obligados a detener sus ensayos de una posible vacuna y tratamientos con anticuerpos, alejando con ello la esperanza de que encontremos una solución para la pandemia. Además, la incertidumbre sobre las perspectivas de más estímulos para la economía estadounidense, en medio de una segunda oleada de infecciones por coronavirus, y la medida en que los gobiernos pueden tener que renovar las restricciones también pesaron en el mercado. La presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, rechazó una propuesta del líder republicano del Senado, Mitch McConnell, de un programa de menor calado y exigió que la Casa Blanca hiciera una nueva oferta.

Por su parte, los precios del crudo avanzaron el martes, después de que conociéramos unos datos que mostraban un aumento de las importaciones de crudo de China, dando señales del fortalecimiento de la demanda en determinadas economías. En cambio, la Agencia Internacional de la Energía dibujaba un panorama sombrío en el que el mercado del petróleo sufrirá un daño duradero por el coronavirus, con una demanda de petróleo que tardará años en recuperarse. La agencia espera que el consumo mundial de petróleo solo vuelva a los niveles previos a la crisis en 2023, después de una caída sin precedentes del 8% este año.

La noticia “positiva” del día venía de la mano del FMI, organismo que aprecia una aceleración mayor a la estimada previamente de la economía después de los confinamientos globales. Sin embargo, la incertidumbre sigue siendo elevada. Preocupa especialmente el aumento estimado para la tasa de paro mundial. El incremento del desempleo reducirá los ingresos fiscales y el pago de la deuda pública supondrá un mayor esfuerzo. En el caso de los países emergentes la mayor preocupación es su capacidad de financiación si el sentimiento financiero se deteriora en próximos meses.

El otro dato importante del día era la evolución de los precios. La debilidad de la demanda y el retroceso en los costes de la energía ocasiona pobres registros de inflación en todas las economías. En el caso particular de España, las cifras son aún más negativas (llevamos seis meses con tasa interanual de IPC negativa) debido a una floja temporada de turismo que ha llevado a importantes descuentos en los precios de los hoteles, vuelos y restaurantes para incentivar la demanda. En cambio, la reapertura de la economía y los estímulos monetarios y fiscales han contribuido a reactivar el consumo en EE.UU. Con ello, los precios han ganado cierto vigor después de registrar tasas muy reducidas entre los meses de abril y junio. En cualquier caso, el indicador sigue alejado del umbral de +2,0% perseguido por la Fed y no supone ningún obstáculo para mantener una política monetaria laxa durante un periodo prolongado de tiempo.

Hoy conoceremos los datos trimestrales de los principales bancos norteamericanos. Además, tendremos discurso de Lagarde, presidenta del BCE.

Buen día.

Jorge González
Director de Análisis

Dejar comentarios

Deja Tu Comentario