BLOG
14/03/2022 AUTOR: Jorge González Morning meeting

Los precios del níquel se disparan

Comenzamos una semana en la que los inversores tendrán que decidir si prestar más atención a Ucrania o a las decisiones de los bancos centrales de Inglaterra, Japón y Estados Unidos.

 

En el primer caso, este fin de semana hemos asistido al bombardeo de áreas cercanas a la frontera con la Unión Europea, lo que puede servir de señal de un recrudecimiento de la guerra, cuando todo el mundo estaba intentando llegar a un acuerdo. El riesgo es muy elevado, ya que en el caso de que algún misil se desvíe y acabe en terreno de la OTAN, podríamos asistir a un conflicto de dimensiones inusitadas.

 

En el segundo caso, los inversores tienen claro que esta semana asistiremos a una subida de tipos de interés en Estados Unidos; la duda es la magnitud de dicho movimiento ¿0,25% o 0,5%? Mientras que, en el caso de Inglaterra, podríamos ver cómo la referencia del precio del dinero vuelve a subir y se sitúa ya en el 0,75%. Pero será muy importante el mensaje que envíen ambos gobernadores.

 

Por lo pronto, el viernes asistimos a una sesión de más a menos, en la que los mercados europeos lo hacían mucho mejor que los americanos, sobre todo aquellos más castigados en las últimas semanas como el Dax alemán. En cambio, destacaba negativamente el Nasdaq, el peor entre los índices al otro lado del Atlántico. La semana pasada sobrepasó la barrera psicológica del 20% de caída desde máximos.

 

El aumento en los precios de las materias primas como resultado del conflicto ruso-ucraniano pareció dominar el sentimiento durante la semana. Vimos movimientos muy fuertes dentro de los mercados de petróleo. El cual cotiza en estos momentos cerca de los 100 dólares el barril, después de llegar a 139 durante la semana pasada. Por su parte, el oro ha perdido la cota psicológica de los 2000 dólares la onza. La agitación en el mercado del níquel, un componente del acero inoxidable y otras aleaciones, también pareció preocupar a los inversores. La amenaza de que Rusia prohíba las exportaciones de níquel —suministra más del 9% de la oferta mundial— hizo que los precios se duplicaran antes de que se suspendiera la cotización en la Bolsa de Metales de Londres.

 

Por su parte, en los mercados de renta fija, la rentabilidad exigida a los bonos soberanos aumentó en medio de las continuas preocupaciones sobre la inflación y el mensaje más agresivo de los esperado del BCE. Llama la atención el fuerte aplanamiento que hemos vivido en el tramo dos a diez años americanos. Suele ser un indicador adelantado de recesión y tras llegar al diferencial más bajo desde marzo de 2020 ha recuperado algo de pendiente. Por su parte, el euro frente al dólar se situaba en el 1,09 dólar por euro bajando respecto a los 1,10 anteriores.

 

Esta semana, más allá de los bancos centrales, el martes tendremos una batería de datos importantes chinos, junto con los IPP e IPC de importantes economías europeas, así como datos de confianza inversora ZEW. El miércoles, los datos de ventas minoristas de Estados Unidos y cerraremos la semana con los datos inmobiliarios de febrero.

 

Buena semana.

Jorge González Gómez
Director de Análisis

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com