BLOG
02/11/2017 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

Política con apellidos

Política con apellidos

Política con apellidos, es decir, monetaria, es lo que necesita cualquier inversor para saber cómo tratar con los mercados financieros. Y no con la política sin apellidos, la que muchos días y aún en más lugares parece que ha perdido el control sobre sí misma.

Ayer la Reserva Federal optó por no hacer nada más allá de preparar el terreno para lo que ya parece es la inevitable subida de tipos del mes que viene. Aunque quizás lo verdaderamente importante no estaba en los hechos per se, sino en un fragmento del comunicado, en el que como muy bien apuntan desde Link Securities, el organismo indicó que la economía disfruta ya de un crecimiento sólido, que no moderado.

Lo cierto es que después de unos meses con alguna fuga en el casco, la evolución de los indicadores macro soporta dicho endurecimiento de la política de la Fed. Los adelantados publicados estos dos últimos días así lo atestiguan, pues primero fue la confianza de los consumidores de The Conference Board como hace pocos días la de la Universidad de Michigan, y después el ISM de manufacturas, que aunque es cierto que ha caído unas décimas, lo hace a niveles tan cercanos a los 60 puntos que no pasa nada. También la procesadora de nóminas ADP ha registrado unas cifras de creación de empleo de cierta fortaleza, pero aquí lo importante no es si hay más o menos empleados, sino saber si sus salarios al fin suben.

A todo esto debemos sumar el que hoy conoceremos el nombre del sucesor de Janet Yellen, que, según filtraciones, será el ya miembro de la Fed Jerome Powell. El perfil de este, de tipo continuista, no ayuda a entender el porqué del cambio, si bien es cierto que nadie que sustituyera a la hoy presidenta estaría por la labor de hacer descarrilar a la economía norteamericana, por muy ortodoxo que fuera.

Más o menos superado el match ball de la Reserva Federal, recoge el testigo el Banco de Inglaterra, que subirá los tipos por vez primera desde el estallido de la crisis, salvo bombazo de última hora. Aquí la inflación derivada de la fortísima depreciación de la libra es el único motivo que subyace (bravo ese brexit), lo que no quita que, vista la fortaleza de algunas referencias de la actividad, como por ejemplo el PMI de manufacturas de octubre, haya elementos extra con los que armar esta decisión.

Concluimos hoy con los excepcionales resultados de Facebook en el tercer trimestre del año, en los que los beneficios de la poderosa red social crecían un 75%, traducidos en más de 11.600 millones de dólares.

Buen día.

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com