BLOG
18/07/2016 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

El mundo está enfermo

El mundo está enfermo

Buenos días.

Para quien aún confiase, el mundo se empeña en demostrarnos cada día que está enfermo y con ganas de ir a peor. El intento de golpe de Estado en Turquía es la última muestra de que algo no carbura. Sorprende más aún que suceda a las puertas de Europa, en un país que lleva tiempo queriendo ser parte de la misma UE que los británicos han preferido abandonar. Pero es que con este último acontecimiento siguen sumando enteros las posibilidades de que agosto cumpla con la tradición de los últimos años, es decir, más problemas. No por nada sino porque igual toca.

Precisamente el BCE, en su condición de banco central y algo más, tiene que recoger el testigo al que otros no quieren ni acercarse. Esta semana toca reunión, aunque no se sabe nada sobre si habrá novedades para hacer frente a los riesgos que el brexit ha traído a la zona euro. ¿Habrá más compras de deuda o movimientos de tipos? Difícil, que no imposible, debido a que reducir más el precio del dinero castigará aún más a los bancos, mientras que las compras de activos ampliadas acaban de dar comienzo.

Las últimas medidas adoptadas por el BCE han tenido efectos positivos, aunque no se ha alcanzado el ideal de un mundo en crecimiento con inflación. La última publicación de los precios, correspondiente a junio, refleja que sigue sin haber presión por esta vía, si bien es cierto que el IPC agregado ha crecido una décima respecto a hace un año. Donde más se ha notado la política monetaria, aquí y allí donde se han implantado las medidas no tradicionales, es en la divisa. De ahí que el superávit comercial siga en máximos.

A riesgo de resultar cansino, mejor enfatizar la idea de que EEUU juega solo. La numerosa batería de indicadores del viernes deja constancia de que el ritmo es muy superior al de cualquier otra región del mundo desarrollado. Empezamos por lo negativo para ver que tampoco es tan negativo. La confianza de los consumidores de la Universidad de Michigan cayó de 93,5 a 89,5, nada mal, mientras que el regional de Nueva York hizo lo propio desde 6 hasta 0,6, aún en terreno positivo. Por el (no tan) contrario, el IPC norteamericano sumó su cuarto mes consecutivo al alza, gracias, entre otros, a los costes energéticos; las ventas minoristas, dentro de la volatilidad que les es habitual, también sumaron en positivo, y por último, la producción del sector industrial, hasta hace no mucho fuente de preocupación, se incrementó en un 0,6%, el nivel más alto en casi un año.

Buen día

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com