BLOG
24/01/2022 AUTOR: Jorge González Morning meeting

Los mercados se resienten ante las tensiones entre Ucrania y Rusia

Iniciamos una semana en la que la reunión de la Reserva Federal del miércoles y la presentación de resultados de las grandes tecnológicas podrán marcar el devenir de los mercados, con el permiso de las noticias que lleguen de la frontera entre Rusia y Ucrania.

Comenzando por el banco central, se espera que el presidente de la Fed, Jerome Powell, señale que el organismo estaría dispuesto a aumentar el precio del dinero en marzo por primera vez desde 2018, en un intento por controlar la creciente inflación. La semana pasada, el Banco de Japón celebró su reunión de política monetaria y, aunque se mantuvo sin cambios, revisaron su pronóstico de inflación por primera vez desde 2014. Si bien el BoJ se mantiene en el extremo moderado del espectro en comparación con los otros bancos centrales y la inflación japonesa sigue siendo un problema mucho menor del que estamos viendo en otros lugares, este es un cambio notable en el lenguaje y destaca cómo todos los bancos centrales necesitan ajustar sus medidas a la situación económica posterior a la pandemia.

En cambio, la entidad monetaria china redujo los tipos de interés de su facilidad de préstamo permanente en un 0,1% para préstamos a un día, siete días y un mes. Además, el PBoC está redactando nuevas reglas para facilitar a los promotores inmobiliarios con problemas de liquidez el acceso a los fondos de las ventas que aún se mantienen bloqueados.

Pero si los organismos monetarios nos dan un poco de tregua, la atención se centrará en los gigantes tecnológicos Microsoft, Apple y Tesla, que darán a conocer sus cuentas del año pasado. Evento que podría cortar la sangría en la que se están viendo envueltas las compañías del sector en lo que va de año. Asimismo, conoceremos datos macroeconómicos importantes entre los que destaca el PIB del cuarto trimestre de Estados Unidos.

Recordemos que la semana pasada vivimos un aumento de los temores sobre la evolución de los tipos de interés y en la que las preocupaciones sobre el crecimiento llevaron al índice S&P 500 a su mayor caída en más de catorce meses. Asimismo, el Nasdaq Composite se desplomó aproximadamente un 7,5%, su mayor caída semanal desde el inicio de la pandemia. La debilidad en las acciones de semiconductores pesó sobre las tecnológicas, mientras que los fabricantes de automóviles y los minoristas arrastraron al sector de consumo discrecional. Por su parte, los resultados de los gigantes financieros JPMorgan Chase y Goldman Sachs afectaron a las acciones de servicios financieros. Y por último, el desplome de más del 20% en las acciones de Netflix, después de presentar sus cuentas de resultados del cuarto trimestre, contribuyó a las pérdidas de los índices el viernes.

La situación empieza a preocupar desde el punto de vista técnico. El jueves el Nasdaq se situaba por debajo de su promedio móvil de doscientos días por primera vez desde abril de 2020 y las caídas dejaron el índice en territorio de corrección, es decir, un 10% por debajo de sus máximos de mediados de noviembre. Por su parte, los índices europeos, que estaban resistiendo mejor, terminaron contagiándose. Aunque es cierto que las caídas fueron mucho menos abultadas. Tampoco ayuda el aumento de las tensiones entre Ucrania y Rusia. Con estos recortes, las bolsas europeas entran en terreno negativo en lo que va de ejercicio, una tendencia de la que solo logra tomar distancia la británica, que resiste a pesar de sus cifras de inflación y de los escándalos políticos de su primer ministro.

Por si fuera poco, vuelve a la palestra la presión regulatoria sobre el sector tecnológico de China. En este caso los focos se situaban sobre ByteDance, propietario de TikTok, cuando dijo que estaba disolviendo su equipo de inversión estratégica. La agencia de planificación estatal de China, la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, emitió un documento de política que contiene opiniones dirigidas a los monopolios sobre competencia desleal y problemas en la gestión de los datos de los usuarios en las empresas de plataformas en línea.

Pero siendo realistas, el actual entorno de mercado da más sensaciones de que estamos ante una oportunidad de compra que al inicio de una tendencia bajista significativa.

En los mercados de renta fija, la rentabilidad del bono del Tesoro de Estados Unidos a diez años alcanzó el miércoles el 1,90%, su nivel más alto desde finales de 2019, pero retrocedió bruscamente a raíz del informe de solicitudes de desempleo más débil de lo esperado del jueves y comenzará la semana por debajo del 1,8%. Por su parte, la rentabilidad de los bonos europeos cayó gracias a que la presidenta del BCE, Christine Lagarde, aplastó las expectativas de un aumento de los tipos de interés este año y a medida que se intensificaron las tensiones geopolíticas sobre Ucrania, por lo que el bono alemán se adentra nuevamente en terreno negativo. En cambio, vivimos una nueva semana de ventas en la deuda británica, ya que la inflación se situaba en máximos de treinta años (5,4%), provocando un aumento de las expectativas de subidas de tipos en la reunión del BoE en febrero.

Por último, el coronavirus sigue copando titulares. Mientras la situación se empieza a estabilizar en Europa, los contagios continúan en cifras récord en Asia, en especial en Japón, donde Tokio y otras doce prefecturas se situaban en niveles de riesgo. Por su parte, no es descartable que veamos nuevas restricciones en China de cara a la celebración del año nuevo el 1 de febrero o de los Juegos Olímpicos de Invierno, que se vivirán en Pekín del 4 al 20 de febrero.

Buen día.

Jorge González Gómez
Director de Análisis

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com