BLOG
03/03/2016 AUTOR: Pablo Nortes Planas Análisis & Inversiones

Manufacturas no mienten

Manufacturas no mienten

No podemos leer los mercados con una sola variable, pero los índices estadounidenses y los ánimos de los inversores parecen haber reaccionado al alza gracias a una de las variables macroeconómicas de mayor calado en el mercado: el ISM Manufacturero estadounidense.

El ISM debe sus siglas al Institute for Supply Management, entidad encargada de su elaboración y de la redacción de las conclusiones de un indicador que, cuando presenta lecturas por encima de 50 puntos, manifiesta expansión económica y cuando queda por debajo, contracción.

Se trata de un índice adelantado que por su carácter predictivo se ha ganado la fidelidad de los inversores. Para su constitución se realiza una encuesta a gerentes de compras de más de 650 compañías, pertenecientes a 20 industrias a lo largo de los 50 estados norteamericanos, con lo que da una imagen fiel del estado de la economía. Una de las claves determinantes a la hora de leer este indicador reside en si sorprende o no al dato esperado por el consenso del mercado.

ISM en blanco y PIB americano interanual en amarillo
ISM en blanco y PIB americano interanual en amarillo

 

El 1 de marzo conocíamos una lectura de 49,5, por debajo de la zona de expansión, pero superior a lo esperado (48,5). Y como decimos, la importancia no reside únicamente en el dato, sino en sus conclusiones, y en esta ocasión, son importantes.

Tras la publicación de este dato, el presidente del ISM, Bradley Holcomb, afirmaba que «quizás hemos tocado fondo y estamos en un punto de vuelta en el sector. Creo que estamos en la dirección correcta, y lo digo principalmente por los nuevos pedidos».

Y es que reza así porque el sector secundario ha estado penalizado desde mediados de 2014 por la debilidad de las ventas en el extranjero, la fortaleza del dólar, debilidad del sector energético y la gran cantidad de inventarios previos, que no hacían necesaria mayor producción. Al tiempo que estos problemas empiezan a ser menores, las compañías se pueden encontrar a su favor con la fortaleza de la demanda interna, impulsada por consumidores que están disfrutando de la mejora del mercado laboral y de las subidas de los salarios.

Es la primera vez desde agosto en la que al menos la mitad de las subindustrias crece, siendo los relacionados con madera, química, textiles y muebles los que lideran estas alzas.

Puede que las turbulencias en los mercados financieros lleven a mensajes de política monetaria laxa, ya sea en forma de nuevas medidas acomodaticias en Europa o a un retraso de futuras subidas de tipos en EE.UU., pero indicadores sobre el estado de la economía real, como el descrito en estas líneas, demuestran que a pesar de los miedos no podemos concluir que estemos a las puertas de una recesión global.

*Publicado en expansion.com

 

Pablo Nortes Planas
Dirección de inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com