BLOG
16/06/2022 AUTOR: Víctor Álvarez Morning meeting

La lucha contra la inflación va a ser dura

La Reserva Federal parece que por fin va en serio. Subida de 75 puntos básicos, el mayor incremento desde 1994, por encima de lo que esperaba el mercado hace unas semanas. La lucha contra la inflación va a ser dura, pero al menos están tomando cartas en el asunto. ¿Suficiente? Ahora mismo no, si bien dejan la puerta abierta a nuevas subidas de 75 puntos básicos en próximas reuniones. Si a principios de año el consenso estimaba una meta del 1,875% en 2022, las proyecciones actuales nos estarían indicando unos tipos de interés por encima del 3% antes de finalizar el año. Cada ciclo es diferente, pero a finales de la década de los setenta Volcker llegó a subir los tipos al 22% para combatir una inflación que en marzo de 1980 llegó a alcanzar el 15%. Volcker venció provocando una recesión profunda, hecho que le costó duras críticas por parte de los estadounidenses. Sin embargo, el tiempo demostró que, sin esa determinación, la economía norteamericana habría continuado su espiral descendente. ¿Tendrá Powell esa determinación si la inflación continúa varios trimestres sin relajarse?

 

 

Por otro lado, el Banco Central Europeo ha prometido un nuevo instrumento para evitar posibles crisis de deuda. Otro instrumento. Desde luego el «ingenio» humano no tiene límites. La idea de la institución, además, es poner sobre la mesa las reinversiones de su programa de compra de activos pandémicos (PEPP) de manera flexible. Asimismo, han dado un mandato a los comités pertinentes del Eurosistema para que diseñen una especie de defensa y evitar la fragmentación de la eurozona. Un instrumento de antifragmentación (algo así como Eurovisión, con los países periféricos recibiendo las máximas puntuaciones). Lo realmente lamentable, y aquí ya debemos ponernos serios, es que este haya sido el tema estrella de la reunión de emergencia del BCE y no qué hacer para atajar un 8,1% de inflación.

 

Siguiendo con los principales bancos centrales, el de Japón se reúne en medio de las preocupaciones por las fuertes caídas del yen. La moneda japonesa se ha desplomado a niveles no vistos desde hace más de 20 años, algo que puede ser considerado como positivo de cara a las exportaciones del país nipón, pero que conlleva un fuerte encarecimiento de las importaciones. Esto está afectando en materia energética y, cómo no, en la cesta de la compra de los hogares. Hoy han anunciado el mayor déficit comercial desde 2014 y podría agravarse con el alza de tipos de la Fed. No parece que Japón vaya a cambiar el rumbo y esto podría traer consecuencias todavía peores para la economía asiática.

 

El mercado a su vez sorprendió a más de uno y celebró la «contundencia» de la Reserva Federal. El Nasdaq cerró subiendo un +2,50% con la tecnología liderando los avances del miércoles. El euro se apreciaba respecto al dólar, movimiento que los últimos meses está significando menor aversión al riesgo, y la rentabilidad del bono a diez años estadounidense pasaba del 3,48% al 3,29%. Hoy tendremos IPC en Italia, balanza comercial en España y permisos de construcción y nuevas peticiones de subsidio por desempleo también en EE.UU.

 

Feliz jueves.

Víctor Álvarez Sanz
Analista

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com