En el Mundo de las Finanzas
hay que estar al día

Los tambores de guerra han dejado de sonar

Los tambores de guerra han dejado de sonar

Los tambores de guerra han dejado de sonar

Comparte este post:
El aspecto puramente político empieza a perder todo el peso

Ahora fundamentales sí y resto no.

Hay que aprender a disfrutar de esos días en los que los mercados se rigen por los factores observables, esos que hacen mención a la economía y las compañías. Pero es que ahora que los tambores de una guerra comercial han dejado de sonar o que la amenaza nuclear norcoreana se ha enfriado, el aspecto puramente político ha perdido todo el peso.

En términos de resultados aún es pronto para hacer ninguna valoración con fundamento a pesar de que las pocas compañías que los han publicado, en general, están batiendo las previsiones. Ese es el caso de Goldman Sachs, solo que ciertas decepciones ocultas entre sus competidores tienen más peso que un incremento de beneficios; de ahí la caída en bolsa. También ayer mostraron su cuentas Johnson&Johnson e IBM con un resultado muy dispar, pues así como la primera fue premiada, no fue ese el caso de la tecnológica, muchas veces incapaz de convencer al mercado de su modelo de negocio.

Por el lado de los indicadores económicos, la jornada abrió llena de optimismo gracias a la fortaleza del PIB chino, que aunque es superior a lo que se esperaba de él, siempre hay que cogerlo con la cautela que exige la larga sombra del Partido. También fue altamente positiva la revisión al alza del crecimiento mundial que hizo el FMI, con especial énfasis de las cuatro décimas de más que le da a España para este año a cambio, eso sí, de los desequilibrios que tanto daño pueden hacer si la situación se da la vuelta.

Pero como en el caso de los resultados de las compañías, también en el de la macroeconomía tenía que haber de lo malo. Para ser exactos la confianza de los inversores alemanes ZEW, que en la lectura de abril están penalizando factores varios que van de la poca ilusión que genera la Gran Coalición teutona, a la posibilidad, siempre amenazante, de una guerra comercial a escala masiva.

Buen día.

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Dejar comentarios

Deja Tu Comentario