BLOG
01/08/2016 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

Los mercados siguen imparables

Los mercados siguen imparables

Buenos días.

Los mercados siguen imparables al son de unas políticas monetarias que no terminan de arrancar el proceso de normalización que tanta falta hace para saber dónde realmente estamos.

Entre todo esto, el PIB de EEUU correspondiente al segundo trimestre salió por debajo de lo esperado, con consecuencias inmediatas en el mercado. ¿Lógico pensar que impulse a la Fed a posponer la subida de tipos? Pues rascando en los números quizás no tanto. El agregado muestra un crecimiento de sólo el 1,2%, dato inferior debido al descenso de los inventarios, es decir, nada malo si sabemos que eso significa que las empresas venden lo que tienen en el almacén. Tampoco viene mal de vez en cuando que el gasto público se reduzca, como aquí ha sucedido, contribuyendo así a un supuesto mal registro del PIB. Donde sí habría que encender las alarmas es en cuanto a la inversión residencial, cuyo descenso choca frontalmente con la magnífica tendencia de todos los indicadores del sector inmobiliario.

Habiendo desgranado el porqué del crecimiento norteamericano, hay que felicitarse por la subida de los costes laborales, variable que también la Reserva Federal vigila con celo, pues al fin y al cabo es lo que le falta al mercado laboral para poder hablar de crecimiento sólido y sostenido del empleo. Claro que para no perder el carácter mixto del calendario de indicadores, el PMI de Chicago cedió posiciones, lo mismo que la confianza de los consumidores de la Universidad de Michigan, que retrocedió ligeramente por culpa de las peores expectativas.

En Europa lo más importante del fin de semana han sido los test de estrés a la banca, los cuáles han salido mejor de lo que pintaban, pues nada más que el Monte dei Paschi ha traspasado todas las líneas rojas. Menos riesgo sistémico, aunque de haber un rescate con dinero público o algo que se le parezca, volveremos a demostrar que las leyes en el continente tienden a interpretarse a conveniencia. Al menos Renzi ya ha descartado tal posibilidad, paliando el miedo a que la nueva regulación de rescates bancarios pudiera quedar fuera de juego antes de poder ser aplicada siquiera.

También en el Viejo Continente se publicaron indicadores macroeconómicos de referencia sin mucho impacto. El PIB de la zona euro crece lentamente, pero crece, con el consumo como eje principal de este comportamiento. Por su parte, el IPC del bloque comunitario se apunta a los movimientos de recuperación a pesar de que ni la energía es el primer impulsor ni tampoco existe un exceso de optimismo con las expectativas de inflación.

​Buen día​.

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com