En el Mundo de las Finanzas
hay que estar al día

Los mercados, impulsados a evaluar los riesgos económicos

Los mercados impulsados a evaluar los riesgos económicos

Los mercados, impulsados a evaluar los riesgos económicos

Comparte este post:
Gran preocupación por una segunda ola de coronavirus

Los temores sobre el impacto del aumento de las infecciones por COVID-19 en algunos estados del sur y oeste de Estados Unidos han provocado que aumenten los temores a una segunda ola de la pandemia. Además, las protestas antirraciales en la primera potencia del mundo han provocado un vuelco en las encuestas electorales. El aumento de las probabilidades de una victoria demócrata en noviembre, que conlleva el riesgo de mayores impuestos a las empresas y una regulación más estricta, también está jugando un papel fundamental en el cambio de sentimiento de los inversores.

Por si fuera poco, el tono sombrío del presidente de la Reserva Federal sobre el devenir de la economía estadounidense no ayuda, especialmente porque no viene acompañada de nuevas medidas de flexibilización. Los últimos días de la semana pasada, los rendimientos de los bonos cayeron, impulsando de nuevo las acciones de sesgo crecimiento frente a las más cíclicas, aunque todos los mercados retrocedían. El viernes vimos tímidos números verdes, aunque desvaneciéndose a lo largo de la tarde, con una alta volatilidad en algunas de las principales acciones de los índices.

En los mercados de renta fija, la ampliación de los diferenciales durante la segunda mitad de la semana también puede atribuirse a la toma disciplinada de beneficios en posiciones de crédito de peor calidad o más oportunistas. Estas actuaciones fueron particularmente notables en América Latina, donde varios países se han visto gravemente afectados por la pandemia. Los spreads eran todavía unos 35 pb más ajustados desde el comienzo del mes. Una tendencia similar podría observarse en otros mercados de crédito, con los diferenciales investment grade y high yield entre 25 y 50 pb más bajos desde el comienzo del mes.

Pero como decía, la principal novedad es que el mercado se está viendo cada vez más impulsado a evaluar los riesgos económicos de una segunda ola de coronavirus después de que varios países y regiones reportaran un repunte en los casos diarios, incluida China en las regiones de Shanghái y Pekín. Este riesgo se ha hecho más evidente en varios estados de Estados Unidos. California, Texas y Florida, los estados más grandes en términos de población, han visto tasas de casos crecientes en las últimas dos semanas después de que se suavizaron las medidas de confinamiento.

Esta vulnerabilidad pandémica resurgida ha eclipsado las noticias en torno a la disputa entre Estados Unidos y China. Si bien se enviaron mensajes contradictorios sobre la voluntad de Pekín de cumplir sus promesas de compras, ninguno de los titulares movía el mercado. Sin embargo, la decisión de Corea del Norte de tensar las relaciones diplomáticas con Corea del Sur y Estados Unidos puede dar otro giro en la lucha de poder hegemónico entre las principales potencias mundiales, después de que Hong Kong y Taiwán se hayan convertido en elementos centrales del conflicto.

Por si fuera poco, se están tensando también las relaciones entre el Reino Unido y la UE a raíz de las negociaciones del brexit. Si bien ambas partes han vuelto a celebrar reuniones, la UE se ha vuelto más clara en cuanto a la falta de progresos en cuestiones clave, especialmente en un acuerdo comercial. Con la economía del Reino Unido dañada tras la respuesta indecisa del Gobierno a la crisis del coronavirus, el país debe empezar a plantearse concesiones que pueden llegar a ser necesarias para evitar una mayor presión sobre las empresas británicas.

La nota positiva: los bancos centrales siguen inyectando dinero en los mercados.

Buena semana.

Jorge González Gómez
Director de Análisis

Dejar comentarios

Deja Tu Comentario