BLOG
24/11/2016 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

Los inversores tienen que digerir la subida de tipos

Los inversores tienen que digerir la subida de tipos

Buenos días.

Entre máximo y máximo de Wall Street, los inversores están teniendo tiempo más que suficiente para terminar de digerir la consabida subida de tipos.

Por si a estas alturas todavía quedaran dudas, las actas de la última reunión de la Fed lo reflejan fielmente, igual que las pequeñas diferencias de contenido entre sus miembros, que no de continente.

Es más, la divergencia de políticas monetarias de EEUU y Europa está también cotizada en el mercado de divisas, como así se entiende en la valoración del euro contra el dólar. Todo esto se encuadra en una estabilización más que significativa de los indicadores económicos globales, de la que también son partícipes estos dos bloques, más notable en suelo estadounidense. Ayer mejoraban la confianza del consumidor de la Universidad de Michigan o los pedidos de bienes duraderos sin incluir aviones, aunque como es costumbre, hubo una referencia negativa, en este caso la venta de vivienda nueva.

Europa aún tiene mucho que caminar para poder acercarse a EEUU en términos de crecimiento, pero lecturas de los PMI como las de ayer la acercan de forma pausada pero constante. El compuesto de la zona euro mejoró las previsiones, más por el crecimiento del sector servicios que por el de manufacturas, si bien lo más significativo es el hecho de que, en términos relativos, Francia contribuyera más a esta subida que Alemania.

El brexit no es de momento una amenaza por algo tan simple como que no se puede cotizar lo que nadie sabe por dónde va a ir. Pero calentando motores, el Gobierno británico ya le ha puesto los primeros números en forma de coste, nada menos que 122.000 millones de libras, extensibles para evitar el abandono de la UE.

Por lo que les corresponde, los vendedores ambulantes de sueños nunca duermen si de elevar el precio del petróleo se trata. Dice ahora Irak que contribuirá a reducir o congelar la producción de petróleo para facilitar el cumplimiento del acuerdo OPEP-Rusia. Y dicen también otros de sus miembros que la posibilidad de que en Viena se plasme su voluntad de pacto es inminente. Quien quiera que les crea, pero no se trata de un tema en el que ni la palabra ni la promesa merezcan ser tomada en consideración. Aquí, hechos.

Buen día.

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com