BLOG
30/10/2020 AUTOR: Jorge González Morning meeting

Los inversores preparan sus carteras de cara a la elecciones

Ayer vivimos el típico rebote de los mercados de renta variable tras una caída excesiva del día anterior.

Además, el resultado en lo que iba de semana era demasiado severo teniendo en cuenta que los resultados empresariales que estamos conociendo podría decirse que son buenos y la promesa de nuevos estímulos del BCE a partir de diciembre. De hecho, el rebote acababa desvaneciéndose en el caso europeo.

Es cierto que los inversores están preparando las carteras de cara a las elecciones del martes, pero también es cierto que las noticias que estamos conociendo estos días, tanto desde el lado macro como desde el micro, están resultando mucho más favorables de lo esperado inicialmente.

Comenzando por dichas noticias positivas, hay que recalcar el buen dato del PIB de EE.UU. del tercer trimestre, que en términos anualizados (dividir por 4 para comparar con el dato que da en España el INE) se situó en el 33,1%, empujado por el fuerte crecimiento del consumo privado (40,7%). Sin embargo, el PIB estadounidense sigue un 3,5% por debajo del nivel precrisis. En el pasado trimestre, la economía empezó a recuperarse del cierre de la actividad derivado del confinamiento en los meses de primavera, pero (por ponerle algún pero al dato) las presiones inflacionistas siguen muy bajas, la producción industrial todavía tiene terreno de recuperación y las tasas de utilización de las fábricas no muestran que la economía haya cogido aún velocidad de crucero.

Como era de esperar, el Banco Central Europeo mantuvo sin variaciones sus políticas en su reunión de octubre. Sin embargo, la presidenta Lagarde dijo que los riesgos estaban «claramente inclinados a la baja» y declaró que «recalibraría sus instrumentos, según proceda, para responder a la situación que se está desarrollando» en su próxima reunión de diciembre, en la que se publicarán nuevas previsiones económicas. Esto abre la puerta a una mayor flexibilización monetaria, incluida una probable expansión del Programa de Compra de Emergencia Pandémica (PEPP) del banco.

Dichas medidas, provocaron cierto revuelo dentro del mercado de renta fija. El BCE también pidió apoyo fiscal adicional, lo que probablemente dio un impulso a las expectativas de un gran estímulo fiscal en los Estados Unidos. Irónicamente, los rendimientos de la deuda europea no vivieron un episodio de fuerte volatilidad, centrándose los inversores en los comentarios en Estados Unidos de la presidenta de la Cámara de Representantes Pelosi que está preparando un gran paquete de estímulo puede haber ayudado a expulsar a los inversores de los bonos del Tesoro norteamericano. La rentabilidad exigida vuelve a subir y la curva presenta una pendiente mayor. La expectativa de mayor gasto y la incertidumbre sobre el resultado electoral no están siendo bien recibidas por los inversores. No extraña el mal resultado de la subasta del bono a siete años de ayer.

Otra muestra de que la gente está aprovechando los últimos días para cubrir sus carteras de cara a las votaciones del martes es el nivel que está alcanzando la volatilidad a la que cotizan las opciones, que se sitúa en máximos desde el periodo de cierre de las economías en primavera. Los gestores están dispuestos a pagar una prima superior a cambio de tener las carteras protegidas por lo que pueda pasar. Mientras, el dólar, otra medida de la fragilidad del mercado, se está apreciando.

Por último, las cifras publicadas anoche por las principales tecnológicas americanas (Apple, Alphabet, Amazon y Facebook) batieron expectativas, pero el mercado presenta un nivel de exigencia muy elevado y no fueron bien recogidas.

Hoy tenemos PIB del pasado trimestre en Europa (Francia, España, Alemania y UEM), la encuesta de confianza del consumidor de la Universidad de Michigan del mes de octubre y las cifras de ingreso personal y gasto personal también de septiembre de Estados Unidos.

Buen puente de Todos los Santos.

Jorge González Gómez
Director de Análisis

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com