BLOG
14/02/2017 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

Los indicadores económicos no rompen la racha

Los indicadores económicos no rompen la racha

Para comprender el comportamiento de las bolsas mundiales es necesario saber que los indicadores económicos de todos los grandes bloques geográficos no rompen la marcha.

Incluso en Japón el PIB ayer y la producción industrial esta mañana suman más de lo que el consenso creía. Además las previsiones no son sino al alza consistentemente, no sólo a través de los datos adelantados, también mediante estudios como en el que la Comisión Europea espera crecimiento para todos los países de la zona euro por primera vez en una década.

Se une a ello que el miedo a la deflación ha desaparecido con el repunte de los IPC, a pesar de que los esfuerzos de los bancos centrales están orientándose ahora a contener el entusiasmo porque es casi todo producto de los costes energéticos. O no. Porque la subida de la inflación en China viene explicada tanto por la recuperación de las materias primas, como por el fortalecimiento de la demanda. Ahora solamente falta por ver si algo de eso se nos contagia aquí en Europa.

La inflación de demanda, es decir, la que se origina a partir de la propia actividad económica, lleva ya algún tiempo presente en el día a día de EEUU, y de ahí el cambio en la política monetaria. Aunque recientemente ha habido voces disidentes contra una normalización (muy) relativamente agresiva, otro más de los miembros de la Reserva Federal habló ayer de la necesidad de proseguir con las subidas de tipos, así como aprovechar también la reducción del balance del banco central para situar el precio del dinero en el rango objetivo. Y mientras, el dólar, que vuelve a recuperar el terreno que había venido perdiendo contra el euro…

Cambio radical para rechazar que a estas alturas de la película nadie pueda llevarse las manos a la cabeza. Hablamos de lo que sucede con el petróleo, que no es más que el hecho de que el agujero que despeja uno lo ocupa el de al lado. Hablamos entonces de la guerra no declarada entre productores convencionales y los más modernos. Y es que la OPEP ha reconocido que el impacto de su recorte de las cuotas de extracción se va a ver limitado por el fracking, adaptado en buena medida al nuevo entorno de precios al que el cártel le ha obligado para satisfacción de todos los consumidores.

Buen día.

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com