BLOG
17/11/2016 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

Los bancos centrales tienen que mostrar sus cartas

Los bancos centrales tienen que mostrar sus cartas

Buenos días.

Muchos siguen dudando sobre si la reacción de los mercados financieros a la victoria de Trump está para consolidarse o estamos ante otra exageración, al alza o la baja según qué clase de activo.

Quienes ya se están viendo obligados a mostrar sus cartas son los bancos centrales, porque su apoyo sigue siendo fundamental en todos los ámbitos de la vida económica, financiera e incluso política.

El primero que ha reconocido mover ficha por este asunto es el Banco de Japón. Dentro del propósito que se marcó en su última reunión de mantener los tipos alrededor del 0% para provocar una mayor pendiente en la curva soberana, la subida de las rentabilidades ha sido aún mayor, obligando al banco central a comprar títulos para hacerla caer hacia ese nivel. Y por el lado de la Reserva Federal lo más importante está por llegar con la comparecencia de hoy de Janet Yellen. Hasta entonces ya sabemos de la existencia de un disidente a la corriente hawkish (propensa a subir tipos ya), el responsable de Filadelfia, que considera que el nuevo rumbo político de EEUU debe ser cuidadosamente analizado. Además, el presidente de la Fed de Dallas se vio obligado a matizar/reinterpretar su radicalización monetaria, con posturas más propensas a primero preguntar y ya después disparar.

Nos habrá salido barba a todos para cuando toque subida de los tipos de interés oficiales en Europa. Lo que sí está en el disparadero es el brexit, aunque la menor tasa de paro en once años viene a decir que los propios británicos creen que el proceso sigue en pleno letargo. Porque encima esto se produce con tasas de participación elevada, no como el pleno empleo técnico de EEUU, sentado sobre la menor tasa de participación de la fuerza laboral en mucho tiempo.

Desde el punto de vista macroeconómico, la actualidad de los indicadores estadounidenses estuvo entre plana y ligeramente negativa. Lo peor era el descenso de la utilización de la capacidad productiva en momentos en los que se debate sobre reducir estímulos, a pesar de que pudiera ser consecuente con los incrementos de los precios, como sucedió con los relativos a la producción, en máximos en casi dos años.

Buen día.

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com