En el Mundo de las Finanzas
hay que estar al día

Las consecuencias las sentimos todos

Las consecuencias las sentimos todos

Las consecuencias las sentimos todos

Comparte este post:
Como las consecuencias las sentimos todos, nos creemos con derecho a criticar, triturar y atacar lo que soberanamente un país y su presidente decidan

Buenos días.

Y sigue y sigue y sigue… Y tendremos reacciones a la elección de Donald Trump durante aún mucho tiempo.

Porque existe un derecho inalienable a criticar y triturar lo que soberanamente un país y su presidente decidan, y porque como las consecuencias las sentimos todos, nos creemos todavía con más de ese mismo derecho a atacar.

Pues más nos vale a todos ir acostumbrándonos a la nueva realidad estadounidense, por cierto, muy suavizada respecto a la de la campaña electoral. Pero ante la posibilidad de que se cumplan parte de los planes económicos propuestos, los inversores no han dejado de cotizarlos en los mercados, reaccionando a las amenazas de proteccionismo y expansión fiscal masiva … al menos alguien al fin ha comprendido, aunque sea de aquella manera, que hace falta algo más que un banco central para darle fuerza a la actividad real.

Los mercados de deuda han seguido sufriendo más que nadie este nuevo entorno de mayores expectativas de inflación con origen múltiple. Y lógicamente la Reserva Federal se tiene que adecuar, o al menos posicionar ante los inversores de cara a un eventual repunte de los precios. Varios de los miembros del FOMC, manteniendo la neutralidad política del organismo, se expresaron ayer en tal sentido, pues hablaron sin muchos tapujos sobre la necesidad de pensar en mantener los tipos de interés en niveles superiores, o de las maldades y bondades de asuntos tan espinosos como las políticas proteccionistas y migratorias.

Europa está mirando con recelo las posibles consecuencias, especialmente en materia de Defensa, aunque tampoco hace falta salirse mucho de por aquí para lidiar con problemas de índole política. Pero bueno, aunque no sea del todo un consuelo, seguimos creciendo. El PIB alemán del tercer trimestre del año ha quedado por debajo de las expectativas por culpa de las partidas de comercio exterior e inversión, pero ha sido capaz de mantener dos décimas de crecimiento gracias a la demanda interna y al gasto público. La producción industrial del conjunto de la zona euro, que caía en septiembre, mostraba sin embargo, una sensación de mejora hacia los próximos meses.

Buen día.

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Dejar comentarios

Deja Tu Comentario