BLOG
19/06/2017 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

Las consecuencias del brexit a un año vista

Este viernes se cumple el primer año desde la celebración del referéndum del brexit.

Todo un año que no ha servido para absolutamente nada, pues más allá de haber cortado la cabeza de David Cameron y la brillante decisión de su sucesora de convocar elecciones, lo único que ha quedado claro en todo este tiempo es que nadie en las islas ha demostrado tener la más mínima idea de cómo lidiar con este mandato de los británicos.

Lo cierto es que si algo sí está confirmándose, esto son las consecuencias económicas del abandono de la UE. Sin cumplirse las expectativas más agoreras, la actividad real poco a poco se va desacelerando al tiempo que la creciente inflación pone en un aprieto de los de verdad al Banco de Inglaterra, ya dividido sobre si subir o no subir los tipos de interés.

Eso de los precios al alza es cosa casi exclusiva del Reino Unido, aunque no sea indicativo de una economía saludable. Por el contrario y como lo hiciera el de EEUU, el IPC general de la zona euro ha registrado un descenso bastante notorio (medio punto) en mayo, además de que el subyacente también ha cedido un par de décimas, mejor de lo que se esperaba. Pero ahora que la política apenas representa una amenaza para Europa que no se acabe la recuperación de la solidez de los indicadores económicos de la región.

EEUU lleva ya algunas semanas publicando un cuadro macroeconómico que claramente no es el de hace unos meses. El retroceso de la confianza de los consumidores de la Universidad de Michigan es la mejor representación de que la fe en que se puedan ir aplicando las medidas fiscales de la Administración Trump se diluye con el paso del tiempo. También el viernes se publicaba la caída de la vivienda iniciada y los permisos de construcción, un asunto muy a tener en cuenta, pues la salud del sector de la construcción es un pilar fundamental para la economía norteamericana.

Así visto, no se puede desbordar optimismo, aunque las exportaciones japonesas conocidas esta mañana, que crecían casi un 15%, pueden estar señalando un estado económico global mejor de lo que aparenta. Cuestión de tiempo si no.

Buen día.

 

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com