BLOG
15/12/2020 AUTOR: Salomé Bouzas Morning meeting

La sola mención de que se pueda cerrar la ciudad de Nueva York puede provocar pavor

Quedan alrededor de una decena de sesiones para que finalice (¡sí, por favor!) este 2020 y todavía no sabemos si tendremos rally de Navidad.

Es probable que este fenómeno, provocado por el optimismo de las fiestas y (sobre todo) por las ganas de los gestores de mejorar sus resultados sobre la campana, este año quede algo descafeinado. Creo que, con lo que podía haber sido, y me refiero a nivel mercado, podemos estar bastante satisfechos, y diría más, incluso estar rogando para que acabe el año ya con el resultado actual.

Ayer fue uno de esos días en los que quizá, si sucediese en otro momento del año, la reacción habría sido algo más exagerada. Porque la sola mención de que se pueda cerrar la ciudad de Nueva York puede provocar pavor. Y ayer su alcalde, Bill de Blasio, advirtió de que puede que llegue a necesitarse. Si a esto le sumamos las cada vez mayores restricciones en muchos países europeos, Alemania incluida, para tratar de frenar la evolución de los contagios en unas fechas tan señaladas y, tradicionalmente, con tantos reencuentros, tenemos una buena razón para ver los índices en números rojos.

Pero por favor, ¡que ya casi estamos en Navidad! ¡que las luces festivas inundan nuestras pupilas cuando paseamos por la calle! ¿Cómo vamos a apretar el botón de venta indiscriminada? Si además ahí están los bancos centrales, con la Reserva Federal a la cabeza, cuyos miembros del Comité de Mercado Abierto se reúnen hoy por última vez este año. Haciendo gala de mis orígenes diré que puede que sí amplíen sus programas de estímulos, en parte tratando de compensar la falta de acuerdo a nivel fiscal; o puede que no y se limiten a usar la dialéctica. Como los pimientos de Padrón, vaya.

Finalmente debemos considerar la probabilidad de un brexit sin acuerdo. Llevamos hablando de esto, de una forma u otra, respecto a una etapa u otra, desde junio de 2016 y, a 15 días de la ya definitiva ruptura del matrimonio, seguimos sin saber bajo qué condiciones se establecerán las relaciones entre ambas regiones. No es necesario que nadie le recuerde a Boris Johnson y a Ursula von der Leyen lo perjudicial para ambos bandos de no tener un marco acordado antes de fin de año, pero por si acaso, ayer lo hizo el CEO de Airbus. Porque, aunque pensemos que un brexit duro no puede suceder, por el sinsentido que sería, es como las meigas: que racionalmente no, pero haberlas, haylas.

Buen martes.

Mª Salomé Bouzas Romero
Analista

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com