BLOG
02/10/2019 AUTOR: Salomé Bouzas Morning meeting

La publicación de los PMI manufactureros europeos fue un drama

A Mark Twain se le atribuye la siguiente frase: “Octubre es uno de los meses especialmente más peligrosos para especular en los mercados. Los otros meses peligrosos son julio, enero, septiembre, abril, noviembre, mayo, marzo, junio, diciembre, agosto y febrero”. La frase anterior resume a la perfección la naturaleza de los mismos, pero octubre tiene algo, un no sé qué, que lo hace, casi siempre, volátil y engañoso. No en vano, la crisis de los tulipanes, el Jueves Negro del crack del 29 o la crisis de 2008 se iniciaron en el décimo mes del año. No queremos decir, nada más lejos de la realidad, que estemos a las puertas de una situación de esta magnitud, pero sí que tradicionalmente estos días han sido un período “movidito”.

Y en una sola jornada ya tuvimos la muestra de que volverá a cumplir, pues la sesión parecía positiva hasta que se publicaron los PMI manufactureros europeos: un drama. De las principales economías de la región, solo Francia conseguía mantener los niveles de expansión, y por una décima. Pero es que Alemania, locomotora industrial de la eurozona, situaba su actividad manufacturera en 41 puntos. Del deterioro macroeconómico europeo llevamos hablando bastante tiempo, pero el resultado del ISM análogo en Estados Unidos, congeló a los inversores, al situarse en 47,8 enteros, cuando se esperaba que mantuviese los 50. Segundo mes consecutivo que el indicador se encuentra en terreno de contracción. Y claro, las bolsas reflejaron el susto, con caídas del entorno del 1% y un mejor comportamiento relativo de los sectores más defensivos. Evidentemente, en las economías desarrolladas, la medida del sector servicios es más relevante, pero la sorpresa tiene que ser muy positiva para que el PMI compuesto no se vaya por debajo de la línea roja.

Del frenazo del sector manufacturero americano, explicado en gran parte por el descenso de sus exportaciones, se encargó Donald Trump de señalar al culpable: la Reserva Federal, que deja que el dólar se aprecie demasiado. La guerra comercial que mantiene con varias regiones mundiales no tiene nada que ver.

Con esto y un bizcocho, no vamos a hablar (más) de política, ya que queremos disfrutar y darle la importancia que se merece a los escasos días en los que los mercados deciden regirse por cuestiones económicas. Pero es que aunque quisiésemos, no habría nada nuevo que contar. Sería como el cuento de la buena pipa.

Buen día.

Mª Salomé Bouzas Romero
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com