BLOG
01/12/2017 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

La inflación no termina de remontar

La inflación no termina de remontar

Los republicanos no se terminan de aclarar entre sí para aprobar una reforma casi integral del sistema impositivo estadounidense.

La votación, retrasada a hoy, sigue rodeada de incertidumbre respecto a qué va a incluir, si bien lo que descuenta el mercado es que podría servir para impulsar una inflación que no termina de remontar (justo ayer se publicó el PCE, que muestra esto mismo).

De suceder eso, va a tener algo más de trabajo el futuro FOMC de la Fed, que ya ha empezado a rellenar alguna vacante con perfiles más ortodoxos. Aunque lo cierto es que la actualidad de nombramientos norteamericanos no va sobre el banco central, pues parece que Tillerson no va a cumplir ni un año al frente de Exteriores después de que o él o su jefe se hayan dedicado a ir dinamitando la imagen de EEUU.

Lo que sí sabemos es que la OPEP-no OPEP ya ha sellado la prolongación en el tiempo del acuerdo de reducción de extracción de petróleo hasta finales de 2018. También que se han impuesto las tesis rusas de revisar el acuerdo en junio, por eso de que las cuentas de muchos países están al límite. Y también ha quedado claro que los productores convencionales siguen con más de un ojo en los frackers, conscientes de que tarde o temprano se van a levantar en armas contra los señores del barril.

Impuestos y petróleo han relegado a la indiferencia el día a día de los acuerdos de Gobierno en Alemania. Así que queda el consuelo de saber que las presiones inflacionistas de la zona euro sí tienen algo más de reconocimiento. O más bien la falta de las mismas, porque un repunte de los precios por culpa de la energía, pero sin que responda la subyacente, no es todo lo deseable que cabría esperar, por lo que aún habrá que seguir esperando a que el IPC represente una amenaza.

Por el contrario, el brexit sí tiene más seguimiento de continuo, dado que salirse de la Unión Europea a voluntad sigue chocando incluso año y medio después. Más aún para los británicos, tanto para los que votaron a favor como para los que no, pues es común para todos ellos el que los efectos secundarios sobre la economía sean palpables. La confianza de los consumidores Gfk, como muchos otros indicadores, sigue reflejando que algo no muy bueno se acerca, si bien con menos agresividad de lo que cabría esperar.

Tan solo falta comentar la lectura del PMI chino de manufacturas para cerrar la semana. Concretamente del elaborado por Caixin, más cercano a la realidad que el oficial, posiblemente alterado por las «influencias» del Gobierno. Pues bien, el descenso hasta mínimos en cinco meses de la referencia se debe, entre otros, al efecto negativo (o positivo, según se mire) de las medidas anticontaminación.

Buen fin de semana.


Amílcar Barrios Vilallonga

Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com