BLOG
17/03/2016 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

La inflación no es un problema

La inflación no es un problema

Buenos días.

Cuando por fin tenemos algo de calma, ¿para qué alterarla?, debió de pensar casi todo el FOMC de la Reserva Federal. Con un mensaje puramente oficialista respecto a lo que ha venido siendo en los últimos años, es decir, macro-dependiente, tan sólo uno de los diez miembros de este Consejo apostó por seguir ya con la normalización de la política monetaria. Con una subida de 25 puntos básicos en enero, la Fed apuesta por otros dos movimientos similares en lo que queda de año, aun a pesar de que también haya rebajado las expectativas de crecimiento. La inflación no es un problema aunque en febrero cediera dos décimas, pues el efecto gasolina no termina de presionar a la baja el agregado de los precios, y excluido éste, pinta bien diferente.

El petróleo experimentó un cúmulo de factores que empujó la cotización del Brent más de un 4%. Los inventarios de petróleo no paran de crecer, pero hacerlo por debajo de lo esperado, como ha sucedido la semana pasada, suma. Por otro lado, la persistencia saudí de expulsar a los productores de «shale oil» norteamericano, a costa incluso de uno mismo, está dando ya sus frutos, tal y como muestra la tendencia a la baja en extracción de estos últimos. Y por último, el 73% de los productores mundiales han acordado reunirse en Doha el 17 de abril para tratar el exceso de oferta de petróleo en el mercado, si bien conviene esperar poco o nada a priori de esas grandes reuniones internacionales, como muy bien marca la historia.

Ahora una relación de países con problemas, que no saben cómo terminar de salir de ellos. I) Japón: El BoJ ha preferido darle una oportunidad a la «flecha» fiscal antes de seguir quemando yenes para nada, pero lo cierto es que no hay muchos datos que soporten la confianza a futuro en esta economía, menos aún si la balanza comercial sufre por culpa de las exportaciones al resto del globo. II) Brasil: La entrada de Lula en el Gobierno de Dilma no ha dejado a ninguno de los dos en muy buena posición de cara a la opinión pública internacional, pero si algo preocupa a los mercados más allá de un movimiento de este calado es la probabilidad de que la presencia del expresidente, ferviente partidario del gasto público, no haga sino aumentar los gravísimos problemas de sostenibilidad financiera del Estado latinoamericano.

No vamos a dejar pasar el día de hoy sin volver a nombrar a Deutsche Bank un mes después de haber provocado un terremoto de baja graduación. No son otra vez las dudas sobre la capacidad de repago de sus deudas, sino la admisión por parte del propio banco de que este año no habrá beneficios, lo que puede devolver a la banca europea a primera plana.

​Buen día​.

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com