BLOG
07/03/2014 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

La eterna promesa del BCE de actuar en caso de necesidad

Buenos días.

Tal como prometía el día, la máxima autoridad monetaria de la Zona Euro cumplió con uno de los dos que se antojaban como escenarios más probables: todo sigue igual, con los tipos en mínimos históricos, las medidas extraordinarias en el cajón y la eterna promesa de actuar en caso de necesidad. Las palabras de Mario Draghi fueron contundentes en relación con la deflación al negar el miedo a la posible existencia de la misma, si bien precisó que los niveles de los precios se mantendrán bajos durante un largo periodo. El razonamiento del BCE para no intervenir de ninguna de las maneras está basado en la mejora económica europea, y sin duda nadie le puede restar razón. Ahora bien, hasta qué punto la recuperación puede verse seriamente amenazada por episodios de volatilidad es algo que muchos pueden preguntarse dentro de toda lógica. La primera reacción fue y sigue siendo la fortaleza del euro, que esta mañana supera con holgura los 1,38 … y este apuntaba a ser el año del dólar.

Uno de los países que le debe mucho a Súper Mario es España, sin restarnos esfuerzos a los ciudadanos claro está. El Tesoro ha sido capaz de aprovechar el soporte del BCE tal y como pudo observarse en la subasta de deuda de ayer a tres, cinco y diez años para adjudicar más de EUR 5.000 MM, a tipos mínimos en las dos primeras referencias y desde 2006 en el plazo más largo. Recordemos niveles, por debajo del 3,4% el diez años y en el entorno del 2% (mínimo histórico) a cinco.

Mientras Europa se debate entre seguir tal como estamos o apretar el botón de lanzamiento, EEUU anda un poco más avanzado e incluso planea la amenaza de abrir la caja de Pandora de las subidas de tipos de interés con el S&P 500 rompiendo nuevos techos. La última entrega nos la deja William Dudley, presidente de la Fed de Nueva York, y la afirmación de que en la próxima reunión de este mes de marzo se podría plantear una ligera reprogramación de dicho calendario.

En cuanto a Ucrania, ya relegada a un segundo plano previa excitación general, poco o nada cambia más allá de las advertencias sobre quién será el más perjudicado en caso de hostilidad comercial, bien las exportaciones energéticas rusas, bien la recuperación económica europea por lo anterior, o bien el dólar y EEUU como dijo Putin. Hasta ahora, lo último conocido es el puzzle acerca de la península de Crimea, rusa para algunos, ucraniana para otros.

Buen fin de semana.

 

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com