BLOG
05/10/2017 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

La economía nacional puede sufrir en exceso

EEUU sumó ayer el enésimo máximo histórico del año pero la realidad ha cambiado y mucho, pues nosotros españoles ya hemos conseguido situarnos en el epicentro de la actualidad mundial gracias a lo que no hace falta repetir.

Bueno, sí, aunque no guste, hace falta tratar el asunto.

El ahondamiento de las tensiones entre el Gobierno autonómico de Cataluña y el central está teniendo consecuencias que sin duda pueden ir todavía a más. Lo más notorio, por lo mucho que puede representar, afecta a la banca originariamente catalana, pero que como es natural no se debe a ideologías, sino a su propia supervivencia. Tanto Caixa como Sabadell, por estar sufriendo a nivel de clientes e inversores, han dejado clara la facilidad con la que trasladarían su domicilio fiscal a cualquier lugar que cuente con el amparo de un marco normativo fiable y que incluya el paraguas del BCE. Y eso no viene incluido con la independencia por las bravas.

El problema es que esta crisis de Estado no se ciñe a dos bancos, un par de políticos y el vecino del sexto, sino que la economía nacional es la que puede sufrir en exceso. La bolsa soportó ayer la mayor caída desde el brexit, S&P colocó en perspectiva negativa el rating (bastante bajo de por si) de Cataluña y los bonos del Tesoro solo aguantan por la voracidad compradora del BCE. Y aún no se ha podido calcular el impacto sobre la inversión directa, pero no hace falta ser una mente prodigiosa para adivinar por donde podrían ir los tiros.

Aunque ya debemos estar acostumbrados los europeos como estamos a triturarnos a nosotros mismos, el calendario de indicadores económicos está actuando de bálsamo. La subida final del PMI compuesto de septiembre se traduce, según Markit, en un crecimiento del PIB comunitario equivalente al 0,7% del PIB para el tercer trimestre, con el empleo y los nuevos pedidos en máximos multianuales. Fallaron las ventas minoristas, si bien habrá que contrastar si la serie cambia de tendencia o se trata de una falsa alarma.

Un norteamericano debiera ver desde la lejanía el énfasis con el que Europa es capaz de enfangarse una y otra vez, que bastante tienen ya con reconstruirse a si mismos cada vez que un huracán arrasa el sur del país. Y es principalmente por eso por lo que se produce un incremento tan notable del ISM de servicios, que no alcanzaba un nivel tan alto precisamente desde el paso del Katrina. Pero no todo es volver a empezar, que la actividad ya estaba en una tendencia positiva por si sola.

El otro huracán en territorio norteamericano, el figurado que se representa en la Administración Trump, va quedando en un chirimiri que se sabe que cae pero no molesta. Quizás sea por eso por lo que, ante la falta de acción en materia de reformas, dijera ayer Yellen que es necesario reducir la regulación de la banca local, justo ahora que su sucesión se comenta con tanta franqueza como se hizo en campaña electoral.

Buen día.

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com