BLOG
29/09/2017 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

La divergencia entre economía y política

La divergencia entre economía y política

Es evidente que de hoy hasta el domingo la atención de nosotros los españoles va a centrarse, sea por la razón que sea, en cómo termine el sainete que se ha montado en Cataluña. Pensando en estrictos términos económicos, no ha hecho falta que venga nadie de fuera para advertir de las consecuencias que puede y seguramente va a tener sobre el conjunto de nuestro país, pues ya se ha encargado de informarnos el Banco de España.

Europa lleva todo 2017 afrontando desafíos que amenazan su integridad y hasta la fecha todos solventados con nota, si bien la actividad económica por sí sola ha registrado mejor nota. Hay que remontarse al verano de 2007 para ver el sentimiento económico de la zona euro en los niveles actuales, lo que da una idea de la divergencia entre economía y política, buena una, mala ¿siempre? la otra. Precisamente la confianza de los consumidores alemanes, medida por el Gfk, sufre para octubre con un cierto impacto de las elecciones en aquel país, solo que, como muchos otros indicadores adelantados germanos, sigue siendo tan alta que apenas se nota.

Más importante es en estos momentos lo que suceda con la inflación. Y por lo que se ha visto con las lecturas de los IPC de España y Alemania, poco ha cambiado. Cuando no es la energía, son los alimentos los que ejercen un impulso sobre los precios, pero, para desgracia de algunos miembros del BCE, las partidas que de verdad representan la actividad no empujan, así que hablar ahora de retirada de los estímulos vende, pero cobrar no se cobra.

Hablando de vender, en EEUU son los propios miembros de la Fed los que defienden una retirada del tablero del banco central, por salud de los mercados. Pero es la Administración Trump la que rescata las promesas electorales a la vista de la falta de progresos en materia reformista. La bajada de impuestos igual llega, pero los inversores, creer, ya se creen poco, por lo que los anuncios son recibidos con tanto escepticismo como falta de interés.

Tiene a su favor la Casa Blanca la inercia de la economía, que hace menos urgente la necesidad de apuntarse un tanto. La lectura final del PIB del tercer trimestre vuelve a confirmar que la salud del consumo es suficiente, por lo que la mejora de la inversión empresarial ha sido recibida como un regalo del cielo que puede contribuir a extender un ciclo económico sin recesión anormalmente largo.

Buen fin de semana.

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com